Embajadora boliviana en Cuba condena golpe de estado en su país

La Habana, 11 nov.- El interés de apropiarse de los recursos naturales y detener el proceso de cambios en Bolivia es el motivo del golpe de estado contra Evo Morales, afirmó hoy la embajadora de ese país aquí, Ariana Campero.

 

Tras condenar la violencia racista desatada por la derecha, recordó que Bolivia es una nación que cuenta con muchos recursos naturales, las mayores reservas de litio del mundo, considerable reservas de gas, y un proyecto nacional para utilizarlos en el desarrollo nacional.

Tenemos una economía naciente, diversa, que incluye la industrialización a partir de nuestros recursos, disponemos de empresas de telecomunicaciones, etc, creadas gracias a la nacionalización de la industria nacional, dijo Campero.

Recordó que antes de la llegada de Evo Morales al poder, en 2006, más del 30 por ciento de la población boliviana sufría pobreza extrema; una realidad que pudo ser reducida en 13 años a la mitad, gracias a las políticas económicas, programas sociales y la distribución equitativa de las riquezas.

Hasta 2006, solamente el 18 por ciento del petróleo y gas extraído en Bolivia se quedaba en el país. El gas era propiedad de Bolivia solamente dentro de la tierra, una vez extraído era de las transnacionales, eso cambió con la nacionalización de esa industria, recordó Campero.

Entrevistada por la televisión cubana, la diplomática aseguró que desde entonces se exacerbaron los intereses separatistas, y se produjo intento de golpe cívico en 2008, que pudo ser conjurado por la sabiduría de Evo Morales.

Al Imperio le ha dolido perder a la Bolivia sumisa, fue un insulto para ellos que un indígena ascendiera al poder, y una pérdida económica considerable para sus bolsillos, apuntó.

Pero los pueblos no olvidan, dijo, todos esos triunfos alcanzados durante el proceso de cambios en Bolivia cohesionarán al pueblo quien se unirá más que nunca para enfrentar a las fuerzas de la derecha al servicio del imperialismo.