El ojo del Sahara: punto de referencia en la Tierra para cosmonautas

[:es]

La estructura geológica de Richat, conocida popularmente como “el ojo del Sahara”, se encuentra en Mauritania, tiene un diámetro de 50 kilómetros y es visible incluso desde el espacio. De hecho, únicamente desde allí se aprecia su forma extraordinaria, que se asemeja a un ojo o a una cebolla cortada por la mitad.

Este curioso accidente geográfico se compone de varios círculos concéntricos, y destaca considerablemente entre el resto de la superficie desértica. Por esa razón, la estructura ha servido durante muchos años de punto de referencia para los cosmonautas en órbita, recuerda National Geographic.

La estructura de Richat fue descubierta en 1965 por los astronautas de la NASA James McDivit y Edward White. Su origen geológico seguía siendo hasta hace poco objeto de polémica. De hecho, la hipótesis inicial apuntaba a que el ojo apareció tras el impacto de un meteorito caído en la Tierra hace cientos de años.

Sin embargo, estudios posteriores revelaron que el origen de la estructura es totalmente geológico y que fue creada por el efecto de la erosión a lo largo de millones de años.

La formación carece de una cavidad anular, característica de los efectos de un meteorito.  Además, el sedimento yace de forma intacta, lo que también descarta la tesis del impacto. (Tomado de https://cdni.rt.com)[:en]

La estructura geológica de Richat, conocida popularmente como “el ojo del Sahara”, se encuentra en Mauritania, tiene un diámetro de 50 kilómetros y es visible incluso desde el espacio. De hecho, únicamente desde allí se aprecia su forma extraordinaria, que se asemeja a un ojo o a una cebolla cortada por la mitad.

Este curioso accidente geográfico se compone de varios círculos concéntricos, y destaca considerablemente entre el resto de la superficie desértica. Por esa razón, la estructura ha servido durante muchos años de punto de referencia para los cosmonautas en órbita, recuerda National Geographic.

La estructura de Richat fue descubierta en 1965 por los astronautas de la NASA James McDivit y Edward White. Su origen geológico seguía siendo hasta hace poco objeto de polémica. De hecho, la hipótesis inicial apuntaba a que el ojo apareció tras el impacto de un meteorito caído en la Tierra hace cientos de años.

Sin embargo, estudios posteriores revelaron que el origen de la estructura es totalmente geológico y que fue creada por el efecto de la erosión a lo largo de millones de años.

La formación carece de una cavidad anular, característica de los efectos de un meteorito.  Además, el sedimento yace de forma intacta, lo que también descarta la tesis del impacto. (Tomado de https://cdni.rt.com)

[:]