[:es]El Camagüey, por los caminos de la Victoria (+ Audio)[:]

[:es]

Editorial

Invencible y genuina llega a su aniversario 59 la Revolución Cubana, etapa que por los grandes retos que avizora requiere de los camagüeyanos crecerse en cada jornada, desde el primer día del año, para traducir en actos la parte que a cada quien corresponde, en la gran tarea de todos, desde la convicción y la conciencia.

Con esa certeza recibimos el 2018, período crucial en la implementación de las transformaciones aprobadas en el VII Congreso del Partido Comunista; en un proceso que no admite concesiones ni debilidades, aún en medio de un contexto internacional complejo, con un fuerte impacto en el panorama económico.

En medio de un recrudecido bloqueo, el 2018 inicia además, en momentos de franco retroceso en las relaciones Cuba-Estados Unidos. Como expresó el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Raúl Castro Ruz, en la clausura de la sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 21 de diciembre último:

“Por nuestra parte, hemos hecho esfuerzos y continuaremos trabajando para preservar, en la medida de lo posible, los espacios de intercambio y cooperación establecidos en los últimos años y, como he dicho en repetidas ocasiones: Cuba tiene la voluntad de continuar negociando los asuntos bilaterales pendientes con los Estados Unidos, sobre la base de la igualdad y el respeto a la soberanía y la independencia de nuestro país, y proseguir el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés común con el gobierno estadounidense. La Revolución Cubana ha resistido los embates de once administraciones de los Estados Unidos de distinto signo y aquí estamos y estaremos, libres, soberanos e independientes”.

Honrando esos principios irrenunciables, los agramontinos sabremos materializar desafíos de envergadura, que reclaman: trabajar con intensidad, avanzar en la recuperación de los territorios afectados por el huracán Irma; revertir su impacto en esferas esenciales como la agricultura y la rehabilitación de viviendas; y resolver las debilidades e insuficiencias, para elevar la calidad de los resultados integrales del territorio.

Se trata entonces de asumir, desde la responsabilidad individual y colectiva, el objetivo ineludible de incrementar la producción de alimentos, con énfasis en la ganadería y los cultivos varios, para lo cual es esencial ganar en la organización de los cuadros, la exigencia y el control de cada tarea, y dar cumplida respuesta a las responsabilidades que nos atañen en el contexto nacional.

Corresponde un rol fundamental, además, a los Consejos Populares, y los gobiernos locales recién constituidos a nivel de municipios, desde donde deben emerger los productos básicos de cada comunidad, reclamo que urge de enfoques renovados, al igual que de métodos y estilos de trabajo coherentes con las circunstancias actuales y con el futuro del socialismo cubano.

Para ratificar la continuidad de nuestras luchas por la genuina independencia de la patria, este 2018 conmemoraremos el aniversario 145 de la caída en combate en los Potreros de Jimaguayú del Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz. En ocasión del Centenario de ese suceso histórico, en vibrantes palabras, Fidel delineó una hoja de ruta, que mantiene plena vigencia.

El llamado de nuestro máximo líder, y el Concepto de Revolución que nos legara seguirán inspirando a los camagüeyanos en este 2018, etapa durante la cual sabremos cumplir, en múltiples frentes, “con nuestros propios esfuerzos, al precio de cualquier sacrificio”.

Hagamos de los objetivos a materializar en este 2018, el mejor homenaje a nuestro invicto Comandante, y a los héroes y mártires que abonaron con su sangre las conquistas que disfrutamos.

¡Luchemos con denuedo para que el Camagüey continúe su avance indetenible por los caminos de la Victoria!

¡¡¡¡¡¡FELICIDADES COMPATRIOTAS!!!!!!

 

[:]