Dos féminas cuidan la imagen de la entrada a municipio santacruceño

Imágenes en Facebook

Santa Cruz del Sur, 13 nov .- Justamente en el fraccionamiento geográfico establecido en el kilómetro 43, donde compenetrados se entrelazan los predios de los cercanos municipios camagüeyanos Najasa y Santa Cruz del Sur, pueden percibir los transeúntes y choferes el ondeo soberano de dos banderas en la cúspide de erguidas astas. Muy pocas son las personas que saben quiénes son las encargadas de ejecutar la patriótica hazaña en las nacientes albas.

Ellas atienden la tierra que la Revolución puso en sus manos, realizan los quehaceres hogareños y se preocupan por la familia del mismo modo que sucede a diario en los domicilios cubanos.

Pero a sus deberes se unió otro de máxima jerarquía a propuesta de la junta directiva que dirige la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) “Mártires de Pino Tres” a la cual ambas son asociadas.

“Fue el 8 de marzo Día Internacional de la Mujer en el actual 2015, que los jefes de nuestro órgano de base nos solicitaron a la hija mía y a mí ser las encargadas de izar la enseña nacional y la bandera del Movimiento 26 de julio (M-26-7) día tras día. Estuvimos de acuerdo porque somos activas integrantes de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y los Comités de Defensa de la Revolución (CDR)”, expresó María Ester López García.

Los máximos directivos del Partido Comunista de Cuba (PCC) y el Gobierno en la localidad santacruceña le habían pedido permiso a esa anciana de 78 años, situar a una esquina del amplio patio, cercano a la carretera, ambos mástiles.

“Mamá lo consultó conmigo y coincidimos en la respuesta. Enseguida fueron colocadas las astas. En la primera jornada que alzamos las banderas temblamos de emoción, pues a no ser en la época de estudiantes nunca más habíamos repetido tan venerable encomienda”, sostiene Liliana Luis López.

Antes de ir para la cercana escuela rural “Cándido González Morales” un grupo de pioneros Moncadistas y José Martí las ayudan en el significativo evento.

“Las banderas son muy grandes, por eso mis compañeritos de estudio y yo nos levantamos tempranito para ayudar y ser los primeros en realizar el saludo pioneril antes de ir hacia el colegio. Siento alegría de que mis abuelitas cumplan ese juramento”, dijo Elizabet Cuesta Guerra, estudiante de primer grado.

“Es un alto honor para la CCS tener dos campesinas a cargo de estos símbolos los que sostienen en sus colores la sangre derramada por los héroes y mártires de la Patria, además la fuerza, la pujanza y la dignidad del pueblo martiano y fidelista”, manifestó Madelaine Pérez Cabreja, organizadora en la “Mártires de Pino Tres”.

Las vecinas de la comunidad Monte Grande María Ester y Liliana esperan alertas la campanada del crepúsculo para en maniobra solemne, junto a los pioneros, descender los nacionales estandartes. Al amanecer, en la firme posición que las reclama, volverán a llevar las banderas en los pechos para enarbolarlas hacia el azulado firmamento.