Difícil coyuntura para la paz en Colombia

Bogotá, 7 nov .- La única fórmula cierta para abrir la puerta a un futuro mejor para todos en Colombia es la implementación de los Acuerdos de La Habana, señaló en twitter el presidente de la FARC, Rodrigo Londoño (Timochenko).

 

La afirmación del también candidato a la presidencia del país no parece ociosa, porque cercano el fin del fast track (vía rápida) para el trámite en el Congreso de leyes para la paz, obstáculos jurídicos en desmedro de la participación política de la FARC siguen sumando tensión en Colombia.

En añadidura a la dilación en el Congreso del debate y votación de proyectos de ley necesarios para la paz, ahora aparecen advertencias de la Comisión de Seguimiento a los Delitos Electorales acerca de supuestas inhabilitaciones de la exguerrilla para aspirar a la lucha electoral.

Justamente cuando la FARC anunció su candidatura para la lid por la presidencia, amparada en la personería jurídica otorgada por el Consejo Electoral Nacional, la mencionada comisión pone en vilo la participación política del nuevo partido, al esgrimir que tendrían que presentar certificados de antecedentes expedidos por la Procuraduría para entrar al ruedo electoral.

Otro traspié para una agrupación que ha cumplido al pie de la letra con lo pactado en La Habana, en particular con la total dejación de las armas.

Aunque el gobierno dijo que evaluaría suspender las presuntas inhabilidades de la FARC, tiene frente a sí a sectores poderosos contrarios al Acuerdo de Paz en medio de una coyuntura electoral, donde los actos están más centrados en las próximas elecciones que en la necesidad de sanar las heridas de un país marcado por el horror de la guerra.

La nueva escaramuza se presenta además faltando solo una semana para el inicio de la inscripción de candidatos para las elecciones de 2018, proceso que irá del 11 de noviembre al 11 de diciembre y cuando es sabido, que en cumplimiento del Acuerdo de Paz, la FARC tiene derecho a 10 curules al menos en el Congreso en las próximas dos legislaturas.

‘Pacta sunt servanda’ (lo pactado obliga), subrayó en conferencia de prensa la semana anterior Iván Márquéz, dirigente del Consejo Político Nacional de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

‘No queremos engaños, queremos que se cumplan los acuerdos. Nosotros hemos cumplido totalmente’, remarcó el exjefe de las negociaciones en La Habana por la entonces Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia-Ejército del Pueblo.