Diario estadounidense reconoce logros de Cuba en la salud

Washington, 19 ene.- Cuba realiza un trabajo impresionante en el sector de la salud, del cual Estados Unidos podría aprender, expone un trabajo de opinión del diario The New York Times.

 

Según las estadísticas oficiales, la tasa de mortalidad infantil en el país caribeño es de solo cuatro decesos por cada mil nacidos vivos y en Estados Unidos es de 5,9, cita el texto.

En otras palabras, explica, un infante norteamericano tiene casi 50 por ciento más probabilidades de morir que uno de la isla.

Así, siete mil 500 niños estadounidenses mueren cada año porque no tenemos una tasa de mortalidad infantil tan buena como la que informa Cuba, añade Nicholas Kristof, autor del trabajo.

Destaca que la mayor de las Antillas posee un sistema de salud al alcance de todos, algo soñado por muchos estadounidenses.

Sin embargo, el material repite críticas habituales de la prensa norteamericana al sistema político cubano.

Por otra parte, reconoce que resulta notable que Cuba logre excelentes resultados sanitarios a pesar del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington hace más de 55 años.

Esa política, puntualiza el editorial, perjudica gravemente a la economía cubana y restringe el acceso a equipos médicos.

Junto a otros ejemplos, el texto señala que en el transcurso de un embarazo típico una cubana puede hacer 10 visitas al consultorio de su área de salud y recibir ocho del médico en el domicilio.

Tal cantidad puede ser excesiva, pero ciertamente resulta preferible a la atención habitual en, por ejemplo, Texas, donde un tercio de las embarazadas no reciben un solo examen prenatal en el primer trimestre de la gestación, anotó.

Las visitas a las viviendas también son una oportunidad para llegar a las personas mayores y discapacitadas, entrenar a familias disfuncionales, como las que sufren el alcoholismo, y trabajar en la prevención, recalca.

Asevera que con sus médicos Cuba crea un bien público global, y los galenos de la isla se encuentran en diversas naciones, además de la capacitación que se ofrece a esos profesionales.

Cientos de médicos cubanos también arriesgaron sus vidas para viajar a África Occidental durante la crisis del virus del Ébola, recuerda.