Destacan trascendencia del 1ro de Mayo en Cuba

Jóvenes santiagueros dieron colorido al desfile del Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, el 1 de mayo de 2017. ACN FOTO/Miguel RUBIERA JUSTIZ/sdl

Santiago de Cuba, 2 may.- El  1ro de Mayo es una fecha ideal para la confluencia fraternal de los sectores de la sociedad cubana porque el poder político en el país se sustenta en la unidad de la clase obrera, dijo en esta urbe, José Toledo, veterano luchador sindical.

Toledo señaló que este fue el primer desfile proletario con la Revolución en el poder tras el fallecimiento de su líder, Fidel Castro, asimismo, se cumplirá en octubre próximo 50 años del asesinato de Ernesto Guevara, quien encabezó en Santiago de Cuba el Día Internacional de los Trabajadores en 1959.

El octogenario santiaguero resaltó que en el X Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), el primero tras el triunfo de la Revolución, hubo que abogar fuerte por la unidad, que se logró gracias al liderazgo de Fidel.

Allí a algunos nos decían “melones”, porque vestíamos de verde olivo y por dentro éramos rojos comunistas, enfatizó Toledo.

“Pepe”, como es conocido familiarmente, se vinculó a las luchas de los obreros en 1956, con 19 años, luego ocupó diversos cargos hasta llegar a dirigir el Sindicato Único de Trabajadores del Comercio en Oriente, en las décadas de 1960 y 1970, además participó en los Congresos XI, XII, XIV y XVIII de la CTC.

En Cuba el 1ro de Mayo es una fiesta, destacó Toledo, en otros países es a veces llanto y muerte, existe desunión, hay gremios contrincantes, hay izquierda, centro izquierda y centro derecha, y los imperios siempre se han guiado por aquello de “divide y vencerás”.

Hoy, los jóvenes, intelectuales, mujeres, campesinos, pioneros, jubilados, todos los revolucionarios, deben defender la dignidad del pueblo cubano y continuar el apoyo a las causas justas en cualquier parte del mundo, añadió.

Para ello es inexorable proteger la unidad de la clase obrera cubana, por la que lucharon con valentía e inteligencia hombres como Lázaro Peña, subrayó el sindicalista.

Hay que adaptarse a los nuevos tiempos, la tecnología es fundamental, sin ella no hay desarrollo, las nuevas generaciones tienen que prepararse porque en ellas recae el futuro de nuestra política y nuestra economía, concluyó. (Texto y foto: ACN)