Despiden en Cuba a Alicia Alonso con gritos de bravo y aplausos

La Habana, 19 oct.- Con gritos de bravo y aplausos, el pueblo de Cuba despidió hoy a la artista más universal del país, Alicia Alonso.

 

Los restos de la prima ballerina assoluta cubana fueron colocados en una bóveda en el cementerio de Colón, en esta capital, mientras un mar de pueblo la aplaudía y le gritaba bravo o viva Giselle, uno de los tantos personajes del ballet clásico que ella encarnó con excelencia de leyenda.

Tu eres parte del alma invisible de Cuba del que hablaba Martí, sentenció el historiador de La Habana, Eusebio Leal, quien fue su amigo y elogió cualidades humanas de la artista como su gran generosidad.

El relevante investigador recordó una idea del Apóstol de Cuba, José Martí, aplicada a todas las personas extraordinarias: ‘La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida’.

‘Te libras de ella por tu obra. Te libras de ella por la grandeza de la voluntad férrea, tantas veces demostrada. Te libras de ella porque tuviste un don entre las raras y extraordinarias cualidades que a contadas personas se le otorgan en el género humano’, reflexionó ante la tumba de Alonso.

A su criterio, ese don consiste en ‘una percepción de la realidad y de las cosas más allá aún de la vista temporal, de la capacidad de ver o de imaginar los colores que una vez contemplaste o las formas que solamente tus manos sabían descubrir’.

Leal destacó la obra de Alonso, encaminada ?según atestiguó- a resaltar los valores del pueblo cubano.

Justamente ese pueblo desfiló este sábado por el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, como muestra de respeto a la artista que no se conformó con brillar en los grandes escenarios del mundo, sino que se ocupó de esparcir la danza por todos los rincones de su país, hasta los más humildes.

También, la esperó en las calles, a lo largo del trayecto del teatro al cementerio, para ovacionarla una vez más, como ella merece. (Prensa Latina)