Designa EE.UU. fiscal especial para investigación sobre Rusia

Washington, 18 may.- El Departamento de Justicia de Estados Unidos nombró al ex director del Buró Federal de Investigación (FBI) Robert Mueller como fiscal especial para supervisar la pesquisa sobre la presunta injerencia de Rusia en las elecciones de 2016.

Ese caso incluye la supuesta colusión entre funcionarios de la nación euroasiática y miembros del equipo de campaña del presidente Donald Trump, quien está envuelto en numerosas críticas tras despedir la semana pasada al ex titular del FBI James Comey.

Como asesor especial, Mueller está “autorizado a procesar los delitos federales que surjan de la investigación de estos asuntos”, de acuerdo con la orden del Departamento de Justicia firmada por su subsecretario, Rod Rosenstein.

El nombramiento de una figura independiente para inspeccionar el caso era una demanda creciente de muchos miembros del Congreso, sobre todo demócratas, quienes acusaron a Trump de intentar obstruir una investigación en curso.

“He decidido que es de interés público que ejerza mi autoridad y designe un investigador especial para asumir la responsabilidad en este caso”, explicó Rosenstein.

Mi decisión, agregó, no es un hallazgo de que se hayan cometido crímenes o señal de que se hace una acusación. No he hecho una determinación de este tipo.

“Lo que he determinado es que, basado en las circunstancias únicas, el interés público me exige poner esta pesquisa bajo la autoridad de una persona que tenga un grado de independencia con respecto a la cadena de mando normal”, indicó el subsecretario.

El fiscal general del país, Jeff Sessions, se separó de los asuntos relacionados con la presunta colusión con Rusia debido al papel que tuvo como asesor de campaña de Trump el año pasado.

Mueller fue el predecesor de Comey al frente del FBI, donde estuvo desde el 4 de septiembre de 2001 hasta igual fecha de 2013.

Aunque el periodo de un titular de la agencia en el cargo es normalmente de una década, en 2011 el Congreso aprobó una ley para prolongar su mandato por otros dos años, y se considera una figura respetada por republicanos y demócratas.

Medios locales apuntan que si bien un asesor especial seguiría respondiendo a Rosenstein y, por extensión, al presidente, tendría mayor autonomía para dirigir la investigación que un fiscal de los Estados Unidos. (PL) (Foto: Internet)