Dedican Muestra del mes en museo santacruceño al Movimiento 26 de Julio

Santa Cruz del Sur, 19 jul.- La muestra del mes ubicada en la primera sala del ala izquierda del museo de esta localidad, está dedicada al Movimiento 26 de Julio (M-26-7).  La sencilla, pero no menos importante exposición es visitada por estudiantes y el pueblo en esta etapa estival.

A través del pulcro cristal se pueden ver brazaletes que combinan los colores rojo y negro de la ideología revolucionaria clandestina, utilizados en la lucha contra el régimen de Fulgencio Batista, antes del primero de enero de 1959.

Acompañan a los distintivos, confeccionados por miembros y colaboradores de esas Células, el Manifiesto del Movimiento al pueblo redactado por Fidel en la Sierra Maestra el 12 de marzo de 1958.

El Comandante en Jefe señaló en el primer párrafo del documento, que al negar el dictador  autorización a la prensa cubana para visitar el campo de operaciones y conocer la actitud el M-26-7, el gobernante de turno evidencia su cobardía e impotencia militar.

Los que de cerca conocemos los valores que  la patria sacrifica en la lucha por la libertad, las posiciones ocupadas, las acciones realizadas, teniendo siempre delante el recuerdo de Frank País y José Antonio Echeverría, exponentes simbólicos de otros cientos de jóvenes igualmente valerosos, muertos en aras del deber…, sufrimos como nadie el crimen monstruoso e inútil que se comete contra Cuba, refirió el máximo líder en otra parte del patriótico escrito

No quería la dictadura que los periodistas conocieran sobre el terreno, de modo directo e irrebatible, los más de 300 campesinos asesinados durante los seis meses de suspensión de garantías y censura.

En el Oro de Guisa 53 campesinos fueron inmolados, cientos de casas humildes quedaron reducidas a cenizas en brutal represalia, también niños resultaron mutilados por los bombardeos y ametrallamientos en caseríos indefensos. No quiso el régimen que la prensa de la Isla conociera la falsead de los partes de su Estado Mayor.

La Comandancia General del Ejército Rebelde y la dirección nacional del Movimiento 26 de Julio reunidas en el campamento de la  Columna número  uno José Martí, acordaron por unanimidad varios asuntos. En el primero de ellos se consideraba que por el resquebrajamiento visible de la dictadura, la maduración de la conciencia nacional, la participación beligerante de todos los sectores sociales, políticos, culturales y religiosos la lucha contra Batista entraba en la etapa final.

En octubre de 1955, Cándido González de conjunto con su compañero de lucha Raúl García Pelaéz, fundan en la ciudad cabecera santacruceña la primera Célula del M-26-7. Su primer cabecilla procedente de la juventud ortodoxa fue Eliécer Betancourt. Muchos hombres y mujeres de esta tierra del sur camagüeyano se pusieron en pie de guerra con el brazalete rojo y negro Morir por Cuba significaba para ellos vivir para siempre en la historia.