Cuba prevé inversión extranjera en sector ferroviario

La Habana, 11 nov.- La inversión extranjera en el sector ferroviario cubano es una de las líneas dirigidas a soportar y apoyar el programa de recuperación del ferrocarril en la isla, dijeron directivos del ramo.

 

Tras una conferencia de prensa por el aniversario 180 del primer recorrido de un tren en Cuba, el director de Inversiones de la Unión de Ferrocarriles de Cuba (UFC), Ricardo Aguiar, conversó con Prensa Latina sobre la actualización del programa de recuperación y desarrollo del ferrocarril desde 2017 hasta 2028.

Explicó que entre las inversiones se encuentra el proyecto de rehabilitación de las vías férreas con el apoyo de una sucursal rusa en Cuba, que garantizará el suministro, construcción y fungirá como contratista principal de la obra.

Agregó que existen otros planes con empresas francesas sobre la reparación y puesta en explotación de los talleres de locomotoras Camagüey y Luyanó.

Unido a ello, en esa área la obra de mayor envergadura se realiza con firmas rusas en el taller de reparación Ciénaga, en La Habana, para la construcción de una moderna planta de locomotoras.

Aguiar resaltó que la UFC está enfrascada en revitalizar los volúmenes de carga y de pasajeros, para ello, en los años 2016 y 2017 se adquirieron unos 588 vagones, y para 2018 está previsto el arribo de otros 203 equipos.

Las inversiones que requiere el sector son millonarias, reflexionó y explicó que una locomotora puede costar hasta tres millones de dólares, pero con ventajas en la explotación y constituye un medio de transporte económico, ideal para grandes volúmenes y largas distancias.

Además, acotó el directivo, es favorable al medioambiente, menos contaminante y en el aprovechamiento del costo del combustible aventaja al transporte automotor.

Es necesario resaltar la integralidad de las inversiones en el ferrocarril cubano, dijo.

El 19 de noviembre de 1837 comenzó a operar el ferrocarril cubano con un tramo de 27,5 km desde la capital cubana hasta Bejucal, solo 12 años después del primer servicio de ese medio de transporte público en la entonces Inglaterra.