Confirma Cuba su posición de garante entre el Estado colombiano y las FARC-EP

La Habana, 1ro sep.- Cuba y Noruega, países garantes de la mesa de conversaciones entre el Estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), ratificaron este sábado su compromiso con la paz de ese país sudamericano.

Mediante un comunicado, divulgado aquí por la Cancillería cubana, expresaron su profunda preocupación por el reinicio de la lucha armada por parte de algunos miembros de las FARC-EP.

Los países garantes respaldan a todos aquellos que defienden el proceso de paz en Colombia y confirman la vigencia del histórico Acuerdo Final de Paz y consideran que su implementación efectiva y estricto cumplimiento es el camino para preservar la paz, reza el documento.

En este contexto, apuntaron, reviste particular relevancia la protección de la Jurisdicción Especial para la Paz, que fue diseñada y acordada con el objetivo prioritario de garantizar la verdad, justicia, reparación y no repetición.

También consideran con similar relevancia los temas vinculados con la reforma agraria, la sustitución de cultivos de uso ilícitos, la seguridad y la plena reintegración y reincorporación de los excombatientes de las FARC-EP a la vida civil, en interés de consolidar el proceso de paz.

Los países garantes reiteraron la disposición a continuar apoyando y acompañando los esfuerzos para alcanzar una paz estable y duradera en Colombia, concluye el comunicado.

El jueves último, algunos miembros de las FARC-EP anunciaron el inicio de una nueva etapa de lucha como respuesta a la ‘traición del Estado colombiano a los Acuerdos de Paz’ firmados en 2016.

En las imágenes divulgadas por medios de prensa, se vio a Iván Márquez junto a Jesús Santrich y a Hernán Darío Velásquez, El Paisa.

Nuestro objetivo estratégico es la paz de Colombia con justicia social (…) esa es nuestra bandera, la bandera de la paz, dijo Márquez.

Asimismo, denunció el continuo asesinato de los líderes sociales y de excombatientes desmovilizados y grandes problemáticas que afectan al país suramericano, como algunas de las causas para la vuelta a la lucha armada.

Según un informe de la Fundación Paz y Reconciliación, entre el 24 de noviembre de 2016 (fecha en que se firmó el Acuerdo de Paz y el 12 de agosto de 2019), se registraron 106 asesinatos de exguerrilleros que se encontraban adelantando labores de reincorporación a la vida civil.

Esas personas actuaban en distintos escenarios laborales, educativos y ejerciendo roles de liderazgo en sus comunidades por la defensa de la paz, el medio ambiente, la implementación del Acuerdo, entre otras. Asimismo, hasta el momento han sido a asesinados 26 de sus familiares, detalló. (Texto e Imagen: PL)