Beneficiados campesinos camagüeyanos con nuevas tierras para producir alimentos

[:es]

Camagüey, 1ro ene.- Más de siete mil doscientas familias camagüeyanas han sido beneficiadas en la provincia con la entrega de tierras ociosas, y hoy enfrentan el desafío de mantenerlas en explotación, evitando un mal uso del suelo y la pérdida de su productividad, con el propósito de incrementar la producción de alimentos.

Dayamis Morell Caballero, jefa del departamento provincial de Control de la tierra, precisó  que alrededor de 100 mil 200 hectáreas fueron entregadas hasta la fecha a personas jurídicas o naturales, con mayor repercusión en los municipios de Vertientes, Florida, Camagüey y Minas;  donde se han recuperado fincas con alta infestación de marabú y actualmente se encuentran insertadas en programas agropecuarios, forestales y de frutales.

Morell Caballero añadió que, tras cumplir su compromiso con la defensa de la Patria, unos 85 jóvenes camagüeyanos desmovilizados del Servicio Militar Activo, resultaron beneficiados con las bondades de la tierra, al ofrecerle posibilidades de empleo, la autorización para construir sus viviendas y mejorar su calidad de vida.

Igualmente destaca la incorporación de mil 600 mujeres como propietarias, con un papel protagónico  en la sustitución de importaciones en el desarrollo avícola, la cría de ganado menor, el fomento de viveros con posturas maderables y frutales y la atención a plantaciones de tabaco y café.

Los campesinos que llevan adelante la línea de producción ganadera, cuentan con áreas dedicadas a la siembra de plantas proteicas que cubren el balance alimentario de la masa que poseen, además de aplicar alternativas para la elaboración de pienso criollo, con el empleo de boniato, yuca y maíz.

Los productores favorecidos por el Decreto Ley 300, reciben la garantía de un sistema especial de seguridad social, que tiene en cuenta la edad avanzada y las prestaciones por maternidad, además de los recursos financieros para lograr el equilibrio entre ingresos y gastos, agregó la funcionaria.

Asimismo, los usufructuarios tienen la posibilidad de acceder a créditos bancarios para la compra de insumos y tecnologías modernas para el trabajo en el campo, y pueden vincularse a las empresas agropecuarias, azucareras o forestales, con el objetivo primero de contribuir a la seguridad alimentaria del territorio.

Diversificar las cosechas, mantener la sostenibilidad de las tierras cultivables, satisfacer la demanda de la población –con menores precios para los productos acopiados- sobresale entre los principales retos del sector para el nuevo calendario.

La entrega de tierras estatales en usufructo, a tono con la actualización del modelo económico cubano, responde al Lineamiento 159 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, en pos de vivificar el sector agropecuario de la Isla e incentivar a quienes hacen producir la tierra. (Maykel Torres La Rosa/Radio Cadena Agramonte) (Foto: Archivo)

 [:]