Amor de una santacruceña por la Federación de Mujeres Cubanas

Santa Cruz del Sur, 12 mar.- Las pupilas de la joven fémina sonreían al hablar de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC). Desde pequeña “mis padres me llevaban en brazos a las actividades de la organización de la cual Vilma Espín es la eterna presidenta. Ella es ejemplo, triunfo, confianza, lealtad”.

La prole del hogar, donde aún vive Juana Salgado Guerra en el reparto Jacinto González, de esta localidad, era profusa. Los otros once hermanos, dijo, se hacían sentir en las actividades de la cuadra.

“Éramos intranquilos como cualquier niño, pero a la delantera permanecíamos en los trabajos voluntarios, la recogida de materias primas, las actividades culturales. También nos sumamos a las patrullas clic, así convencíamos a los vecinos de apagar las luces innecesariamente encendidas, entre otras”, evocó.

Cinco años le dedicó a la secretaría de la FMC de la Delegación número 67 Celia Sánchez Manduley. “Desde la voluntariedad accioné en la estructura de base. La experiencia de muchas compañeras permitió asumir mejor los compromisos, ligando a las jóvenes del entorno al quehacer de la Federación”.

Preparó el relevo sin desligarse del deber. “Soy federada. Amo esta alianza femenina porque en su fuerza creadora está activo Fidel. Así piensa también la familia que he creado”, significó Juana.

Antes de terminar con esta santacruceña el diálogo periodístico, pidió en su nombre felicitar a las mujeres cubanas y del mundo no solo este ocho de marzo, sino siempre.