Acuario de la Florida continúa restauración de corales con el Acuario Nacional de Cuba

Valorando el ritmo de los trabajos que se realizan para la recuperación de corales, algunos estiman que pasarán 550 años antes de que ciertos tipos de coral sean eliminados de la lista de especies en peligro de extinción.

“No sé si esa línea de tiempo funciona para usted”, dijo sarcásticamente Scott Graves, director del Centro de Conservación del Acuario de Florida. ”Pero estoy impaciente”.

Es por eso que, desde agosto de 2015, el acuario ha dejado de lado la política para colaborar en la recuperación y restauración de corales con el Acuario Nacional de Cuba.

Graves y Mike Terrell, directores de Crías en el Acuario, se encontraban en Cuba a fines de mayo para expandir un vivero de coral submarino en el punto más occidental de la isla, la costa de la península de Guanahacabibes. Esta era la quinta vez que el acuario enviaba una delegación a Cuba.

Para el próximo verano, el acuario planea volver a estar en Cuba para recolectar huevos de coral y paquetes de esperma del vivero. “Será la primera vez que se haga en Cuba”, dijo Graves. Y acelerará la investigación conjunta sobre cómo restaurar los arrecifes a través de la reproducción sexual.

“Mientras más trabajo se haga, más rápido llegaremos a nuestro objetivo”, dijo Graves.

Estudiar el coral cubano también puede permitir que el Acuario de Florida descubra por qué los arrecifes están muriendo.

A diferencia del resto del Caribe, los arrecifes de Cuba son saludables. El único coral cubano en declive reside cerca de La Habana.

Los científicos creen que el desarrollo mata los arrecifes, pero necesitan investigar más. Cuba proporciona ese contraste necesario.

Desde la década de 1970, la mitad de la cubierta de coral en las aguas de Florida y el Caribe ha muerto, según un estudio de la Iniciativa Internacional de Arrecifes de Coral. Cubriendo solo el 2 por ciento del fondo del océano, los arrecifes albergan el 25 por ciento de la vida marina.

Cada verano, cuando los corales del Caribe se reproducen, los científicos del Acuario de Florida recogen muestras de un vivero submarino frente a la costa de Key Largo. Los paquetes se llevan luego a un laboratorio para fertilizar en un entorno controlado.

Los científicos también llevan a cabo experimentos para mejorar el proceso de fertilización. La mayoría de los bebés de coral son devueltos a la naturaleza. Otros son llevados a invernaderos en Apollo Beach donde se puede perfeccionar el crecimiento en un entorno controlado.

El objetivo es aprender cómo criar diferentes genotipos durante todo el año en los invernaderos de coral. Cuando se logre, algunos serán devueltos a la naturaleza, mientras que otros permanecerán almacenados en el invernadero en caso de que un desastre elimine ciertos tipos de coral.

En 2016, el Acuario Nacional recogió esperma de coral y paquetes de huevos por primera vez en su visita a Key Largo. Luego, en marzo de 2017, Cuba construyó un vivero de coral propio. Los viveros están hechos de hileras de “árboles de coral”, estructuras erigidas principalmente con tuberías de PVC de 15 pies de largo ancladas al fondo del mar. Los fragmentos recogidos de los arrecifes de coral se cuelgan de los árboles.

El Acuario de Florida proporcionó los “árboles de coral” en 2017 y lo hizo nuevamente durante este último viaje cuando el vivero se duplicó en tamaño.

Los fragmentos de dos pulgadas plantados el año pasado han crecido hasta siete veces ese tamaño, dijo Graves, y para el próximo verano estarán listos para engendrar.

Luego, el Acuario de Florida desea construir un invernadero de corales en Cuba, aunque no hay un cronograma para esa iniciativa. Para aquellos que llevan décadas inmersos en el trabajo ambiental en Cuba, esto es motivo de celebración.

“Realmente felicito al Acuario de Florida por sus esfuerzos para cruzar un abismo político y real en aras de restaurar los arrecifes de coral”, dijo Dan Whittle, director del programa para Cuba del Fondo para la Defensa del Medio Ambiente con sede en Nueva York. “Este es un problema global”.

Hanzel Caballero, Pedro Chevalier y Alexis Osoria del Acuario Nacional de Cuba; Shawn Garner y Lauren DeLuca, del Acuario de la Florida, el 21 de agosto de 2016, mientras esperan que los buzos recuperen corales Cuernos de Venado. Foto: John Pendygraft/ Tampa Bay Times.