Segunda etapa de dragado en bahía de Santiago de Cuba

Segunda etapa de dragado en bahía de Santiago de CubaSantiago de Cuba, 9 ene. – La bahía de Santiago de Cuba, segunda más importante del archipiélago cubano, restablece  sus posibilidades operacionales y condiciones ambientales como resultado de la segunda fase de dragado de su acuatorio, que se extenderá por dos años.
  
Dicho ecosistema ubicado en la costa sur de Cuba posee el segundo puerto económico y comercial más importante del país, pero al mismo tiempo es el más contaminado luego del de La Habana.
  
Graciela Perrand, jefa de la Unidad de Medio Ambiente de Santiago de Cuba, dijo a la AIN que durante la primera fase se extrajeron más de 800 mil metros cúbicos de sedimentos, lo cual reportó mejores condiciones ambientales.
  
Especialistas del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, junto a toxicólogos santiagueros, monitorean la repercusión de la segunda etapa de dragado en el área, donde ya se observa la restitución de especies de flora y fauna.
  
Ramón Suárez, vicepresidente técnico de la Administración Portuaria, declaró recientemente que el dragado contribuirá a reforzar la actividad marítimo-portuaria con la mejora de la transportación naval y el amplio acceso a los muelles, almacenes de carga y terminales de cruceros y contenedores.
  
Apuntó el directivo que con la restitución de las condiciones de diseño y navegación de los canales, ensenadas, radas y fondeaderos aumentarán las capacidades operacionales del puerto Guillermón Moncada para permitir el acceso a buques de mayor porte y calado.
  
En pocos días se sumarán las acciones de un nuevo  laboratorio costero para el análisis sistemático de la calidad ambiental y la recuperación.
  
También se aplicará el proyecto Evaluación toxicológica ambiental por exposición a metales pesados en sedimentos y peces de la bahía de Santiago de Cuba, auspiciado por el Fondo Nacional de Medio Ambiente y que evaluará la presencia de elementos pesados en peces de este ecosistema.
 
Autoridades sanitarias junto a la Administración Portuaria y otras empresas estatales vigilan las posibles alteraciones y daños al ecosistema, y el cumplimiento de las medidas de protección que se implementan en beneficio de la salud humana y medioambiental. (AIN)