Continúa el diálogo entre Zelaya y gobierno de facto, pero sin esperanza de acuerdo

Este jueves continúa  el diálogo entre los representantes del presidente constitucional, Manuel Zelaya, la misión diplomática de la OEA y los delegados del gobierno de facto, en medio de un ambiente de tensión por la falta de consenso entre las partes y a poco menos de dos meses para las realización de las elecciones generales.

La enviada especial a Tegucigalpa, Madelein García, explicó que para este jueves se espera un nuevo encuentro entre los representantes de las partes y luego se ofrecerá una rueda de prensa en la que se informará de los puntos acordados la jornada anterior y los nuevos avances a los que llegó la mesa de diálogo.

La periodista explicó que las conversaciones están en un punto argüido, pues es el retorno del presidente Zelaya es el tema más vulnerable.

La Organización de Estados Americanos (OEA) se enfrenta al reto de luchar para que el presidente legítimo, Manuel Zelaya, retorne al poder, o sino se pondría en riesgo que las elecciones sean aceptadas.

Se espera que los cancilleres, incluyendo a Inzulza, planteen ante la mesa de diálogo que Zelaya sea trasladado a otro lugar que cuente con vigilancia diplomática, debido a las diversas privaciones que el gobierno de facto ha realizado sobre la embajada de Brasil, donde el mandatario se encuentra desde el 21 de septiembre.

El gobernante de facto, Roberto Micheletti, manifestaba este miércoles que nunca pensaba que la OEA iba a Honduras a exigirles que Zelaya regrese al poder, por lo que le suplicó que ayudaran a que la comunidad internacional aceptara que el régimen actual "nunca violó la Constitución".

Las conversaciones se iniciaron este miércoles con pocas señales de los golpistas a acceder a una solución. Contó con la participación de los representantes de ambas partes y fue supervisado por miembros de la OEA.

Micheletti volvió a proponer en su discurso que saldrá del poder si Zelaya desiste de la idea de retornar. "Si yo soy obstáculo, me hago a un lado, pero también exijo que se haga a un lado este señor (Zelaya) que le ha causado daño al país", sostuvo.

Dentro de los tópicos que se tratarán en la reunión de este jueves se encuentran tres puntos principales, dos de ellos son la firma del Acuerdo de San José, propuesto por el presidente costarricense, Óscar Arias, y la integración de comisiones para modificarlo.

Este acuerdo, también llamado "plan Arias", plantea como punto inicial la devolución de la presidencia a Zelaya, la formación de un Gobierno de unidad nacional, y una amnistía sobre los delitos políticos para los involucrados en el golpe del 28 de junio, entre otros.

En la reunión de este miércoles, Micheletti enfatizó que las elecciones generales, previstas para el próximo 29 de noviembre, no se van a detener.

"Las elecciones se van a protagonizar el 29 de noviembre" a no ser "que manden un ataque o que nos invadan", expresó en tono enérgico ante  la misión de cancilleres y otros representantes de países americanos, España, la OEA y las Naciones Unidas, que asiste al diálogo.

"Los discursos que han hecho son diferentes, quieren volver a poner a Zelaya. Y ¿por qué ustedes vienen a imponer una cosa?" manifestó pidiendo disculpas posteriormente por su tono enérgico pues generó tensión durante el encuentro.

Explicó que asuntos como decretar una amnistía o posponer los juicios que hay pendientes contra Zelaya les competen al Parlamento y la Corte Suprema de Justicia.

Por su parte, el presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, ya había advertido a los cancilleres internacionales y al secretario General de la OEA, a no dejarse manipular por los argumentos del régimen de facto en la mesa de diálogo y les solicitó que se mantengan firmes en su posición de luchar por el restablecimiento del orden constitucional en esa nación.

"Le he pedido a la OEA que se mantengan firmes y que de ninguna manera cedan contra alguien que da un golpe de Estado y es cómplice de asesinatos", instó Zelaya en rueda de prensa desde la Embajada brasileña en Tegucigalpa donde permanece desde el pasado 21 de septiembre.

El mandatario denunció que fue reprimida una manifestación en las afueras de la sede diplomática, en medio de la visita de las representaciones internacionales y lamentó que a través de la violencia el régimen de Roberto Micheletti ponga en evidencia que no va aceptar la firma del Acuerdo de San José.

"Va a quedar en evidencia la mala fe y la mala voluntad de los que dirigen Honduras, que no quieren revertir el golpe de Estado (…) nosotros en forma firme seguiremos dando batalla de manera permanente", expresó el mandatario.

Respecto a las acciones violentas de las fuerzas militares, Zelaya dijo que el diálogo comienza "con malos augurios". Recordó el ultimátum hacia el gobierno de facto este miércoles, en el cual da un plazo hasta el 15 de octubre para su restitución, o si no "automáticamente por falta de validez quedará sin valor de efecto el calendario electoral".

De igual manera, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, le expresó a Micheletti en la reunión su preocupación por la situación de Zelaya en la Embajada de Brasil y por decisiones del Gobierno de facto como los toques de queda, la suspensión de garantías y el cierre de dos medios de comunicación.

Insulza advirtió que de no resolverse la crisis se llegará a un final "profundamente negativo" para Honduras.

El canciller del Gobierno de facto, Carlos López, pidió que "a la mayor brevedad" cesen "las medidas discriminatorias establecidas desde el extranjero contra Honduras", porque "afectan a la población más pobre" y, aseguró, han causado "daños al pueblo hondureño en exceso de los 400 millones de dólares".

El ministro de Gobernación (Interior) de Zelaya y cabeza de su delegación, Víctor Meza, dijo que acude al diálogo "para ver hacia adelante" y utilizar este mecanismo "como la salida más adecuada" para la crisis.

La misión de la OEA tiene previsto salir al mediodía de este jueves tras su intensa jornada, que incluyó reuniones con Zelaya, el presidente de facto, Roberto Micheletti, y los candidatos presidenciales.(Tomado de TeleSUR)