Villa Clara eliminó a Ciego y va por el título

Villa Clara eliminó a Ciego y va por el títuloLa Habana, 26 may.- Los Naranjas de Villa Clara dejaron al campo sensacionalmente 2-1 a los Tigres de Ciego de Ávila, y de esta manera conquistaron el “pasaporte” para la Gran Final de la postemporada´09.

El novato Ramón Lunar, quien comenzó la temporada en la sucursal de los Naranjas en la Liga de Desarrollo (Azucareros), desapareció la Mizuno 150 más allá de las bardas en el final del noveno capítulo y dejó tendidos a los avileños en la grama del parque Augusto César Sandino.

Esta conexión levantó enardecidos de sus asientos a más de 12 mil fanáticos y decretó el tercer revés del mejor relevista del béisbol cubano en la actualidad, el supersónico derecho Vladimir García, quien permitió jonrones en todas sus actuaciones de la ronda semifinal, siempre para finiquitar el partido.

De esta manera, García, dueño de una temeraria bola rápida, protagonizó por estos días una electrizante zaga de películas titulada, “El cuadrangular decisivo”, primera, segunda y tercera partes.

Los cruciales vuelacercas permitidos por el astro avileño fueron cañoneados por el inicialista Ariel Borrero en el segundo choque de esta Semifinal, por el torpedero Aledmis Díaz en el tercer juego, y el más reciente este lunes, por el patrullero central Ramón Lunar, su tercero de la postemporada´09, bueno para sellar la clasificación a la Gran Final de la escuadra dirigida por Eduardo Marín Saura.

Si la decisión del quinto partido corrió a cargo del destacado novato Ramón Lunar, la distinción de héroe del desafío recayó nuevamente en el talentoso derecho Freddy Asiel Álvarez.

Tras la tercera reanudación de este partido a causa de las persistentes lluvias en el centro del país, el joven serpentinero Naranja de solo 20 años escaló el montículo y silenció a la ofensiva más poderosa de la XLVIII Serie Nacional, apoyado esencialmente en un milimétrico control y en la combinación de su potente bola rápida con su inmensa curva.

Álvarez, convertido de la noche a la mañana en el principal as del cuerpo de pitcheo de Villa Clara, trabajó impecablemente durante siete episodios, lapso en el que ponchó a cuatro rivales, regaló un boleto, permitió solo tres hits y le anotaron una carrera.

Este constituyó su cuarto triunfo en la postemporada´09, tres de ellos ante el vigente campeón nacional Santiago de Cuba, su onceno en la corriente Serie Nacional, y el vigésimo segundo de su carrera deportiva.

Los Naranjas y los Vaqueros de la Habana, victimarios de Pinar del Río, aderezarán una final inédita en 48 años de béisbol revolucionario.

A priori, los centrales salen como favoritos luego de eliminar primero a los actuales campeones del circuito del patio, Santiago de Cuba, y luego, en solo cinco partidos, al mejor equipo de la campaña regular, Ciego de Ávila.

Precisamente, la novena de Ciego de Ávila demostró por enésima ocasión NO estar preparada para agenciarse el cetro cubano, aunque es válido resaltar que por primera vez en su historia accedieron a una fase semifinal.

Un aciago despliegue ofensivo en los momentos cumbres de esta semifinal oriental, la falta de un líder innato y la inmadurez de su principal estrella del pitcheo, el taponero Vladimir García, conspiraron contra la sólida candidatura avileña al título nacional. (AIN)