Federadas santacruceñas apoyan tareas productivas

Un grupo de federadas santacruceñas se incorporó durante la jornada de este jueves a la limpia de canteros en el Cultivo Semiprotegido Asamblea de Santa Cruz, asentado en áreas del poblado El Francés, donde se cultivan hortalizas y frutas, cumpliendo así con las tareas productivas del territorio, como saludo al aniversario 54 de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), a celebrarse mañana.

Imágenes en Facebook

Ciento catorce canteros reciben la protección de la casa de tapado, donde hay plantadas ocho variedades de hortalizas en fomento. A mediados del noveno mes del año cultivarán pepino, remolacha, acelga, zanahoria, y habichuela, además desarrollan el cultivo de la fresa. “Iniciaremos septiembre con una producción que sea capaz de cubrir la demanda poblacional”, afirmó Jorge Ortíz Mola, jefe del fructífero terreno.

Los resultados en lo que va de año han sido satisfactorios, ya que mantienen sistemáticamente la comercialización de las cosechas; “aunque hemos confrontado dificultades con el abasto de semillas de época, atrasándonos un poco en el cambio de cultivo. Vamos a recuperar este retardo, enfrentándonos al nuevo período de hortalizas… tenemos las semillas, el agua necesaria y los biopreparados”.

Cinco mujeres por cada casa de producción laboran en el Semiprotegido. Otras federadas hicieron presencia voluntaria, “porque nuestro aporte al alimento del pueblo es bien recibido. Somos Vilma, suficiente razón para estar donde se nos necesite”, expresó la joven de 16 años Daili Moncada Frías.

Antes de subir al camión que la conduciría a la tarea prevista, Naibi Lara Betancourt, salía, como en otra oportunidades, despreocupada del hogar. “Tengo la compresión de la familia, es mi deber apoyar el proceso revolucionario en todo lo que se necesite”.

Silvia Pérez Piñeiro, miembro del secretariado municipal de la FMC, se afincó a la orrilla de varios canteros dejándolos libres de yerba. “Cuando se nos llama, las mujeres nunca nos negamos. El Partido, Fidel y Raúl pueden contar con nosotras, seremos leales hasta la tumba”.

El trabajo fuerte le ofrece más fibra a Blasa Graciela Rodríguez, “porque no me gusta, aunque tengo 62 años, estar sentada en un rincón de la casa, como mi hijo trabaja aquí vengo todos los días a ayudar. Ser útil es beneficioso. Cuando en el barrio organizan una actividad ahí estoy yo dando el aporte”.

La contribución durante los fines de semana por obreras de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) Nueve de Noviembre y el Bloque de la FMC en la pequeña comunidad El Francés, ayuda a darle cumplimiento al programa de desyerbe y siembra, en el Semiprotegido local, donde la mujer es presencia activa. (Raúl Reyes Rodríguez/ Colaborador de Radio Santa Cruz)