Propaganda cínica

Propaganda cínicaLa tregua pactada en la Franja de Gaza entre Israel y Hamás no duró siquiera 120 minutos. La captura del soldado israelí Hadar Goldín, un oficial de la Brigada de infantería Givati, en el poblado de Rafah, al sur de la Franja, fue el supuesto detonante de una nueva jornada de violencia.

El ejército israelí, a través de su portavoz, informó así el hecho: “…es probable que un soldado israelí haya sido secuestrado por terroristas”. El mandatario norteamericano Barack Obama salió de inmediato a acusar a Hamas del fracaso de la tregua y especuló ante los medios “va a ser muy difícil de implementar otro alto al fuego en Gaza”, porque “la comunidad internacional no está segura de que Hamas pueda respetarla”. Ban Ki-moon, desde la ONU, condenó “…en los términos más enérgicos la violencia del alto al fuego humanitario por parte de Hamas”. La gran prensa internacional no tuvo reparos en titular “Hamas viola el alto al fuego”.

Pero, ¿fueron los palestinos realmente los que rompieron la tregua? ¿Era el soldado Goldín un cándido espectador del cese del fuego? El portavoz militar israelí dio las claves de lo ocurrido: “ … a las 9:30 locales de la mañana se produjo un ataque contra las fuerzas israelíes que operaban el desmantelamiento de un túnel”.

Si había un cese de las operaciones militares, ¿qué hacían tropas israelíes actuando en posiciones palestinas? ¿Tienen los palestinos que aceptar tranquilamente que el adversario avance impune? ¿Dónde creen Netanyahu, Obama y Ban Ki-moon que está la dignidad y el razonamiento palestino?

Frente a la captura de uno de sus efectivos y la muerte de otros dos, la respuesta israelí ha sido tan criminal como la de precedentes días. Los furibundos bombardeos de este viernes dejaron 72 muertos y unos 350 heridos en Rafah.

Una agencia describía así la dantesca escena: “Los cadáveres de mujeres, niños y ancianos aparecían tendidos en las calles, mientras los heridos deambulaban gritando, las ambulancias eran incapaces de llegar a todas las víctimas y el principal hospital de la ciudad fue evacuado después de ser blanco de los disparos de tanques”.

Vale recordar que el jueves, en medio de una “tregua humanitaria” concedida por Israel, las tropas sionistas atacaron un mercado atestado de gente que aprovechaba el impase para adquirir provisiones. Murieron al menos 17.

Ya suman 1510 víctimas mortales palestinas desde el inicio de los ataques israelíes y hay más de 8 mil heridos. Los desplazados superan las 450 mil personas. Es el saldo del “derecho a defenderse” que proclama Israel y apoya Washington.

El alcalde de Rafah, Sobhi Radwan, calificó lo sucedido en su ciudad de “verdadero genocidio humano”

¿Aceptaremos que nos sigan vendiendo la historia del pobrecito y agredido Israel o el mundo acumulará fuerzas para detener el crimen? ¿Seguirá predominando impune la cínica propaganda sionista-imperialista o se abrirán paso las contundentes imágenes del genocidio contra el sufrido pueblo palestino?