Rusia diversifica relaciones con gira latinoamericana de Putin

Moscú, 11 jul. -Analistas y medios de prensa perciben hoy la gira latinoamericana que emprende el presidente Vladimir Putin como una intención de balancear las relaciones de Rusia con el mundo y una muestra del fracaso de intentos de aislamiento político y diplomático.

Fuentes del Kremlin, como el asesor de Política Exterior Yuri Ushakov, subrayaron la estrategia de Moscú de afianzar alianzas políticas, comerciales y económicas, con la visión de un mundo policéntrico, y de América Latina como un centro de peso en el concierto mundial y del modelo económico sostenible.

Rusia privilegia la interacción con los diversos formatos de integración latinoamericana en el plano bilateral y desde la futura Unión Económica Euroasiática con agrupaciones regionales como el Mercado Común del Sur, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión de Naciones Suramericanas, subrayó Putin en entrevista exclusiva a Prensa Latina antes del viaje al exterior, considerado el más extenso en distancia y tiempo.

Moscú, según el mandatario, aprecia igualmente las perspectivas de cooperación entre el Grupo Brics (integrado por Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica), y la Celac.

Justamente, el programa de la VI cumbre del Brics, en la ciudad brasileña de Fortaleza, el 15 y 16 de este mes, contempla un foro de diálogo del quinteto con países miembros de agrupaciones regionales, incluida la Celac.

Para el director del Comité Nacional de investigaciones del Brics, Gueorgui Toloraya, la reunión de Fortaleza transcurrirá en un ambiente tenso en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos, y en ese caso el quinteto no debería estar ajeno y debe garantizar un balance de fuerzas en el mundo, sostuvo en declaraciones reproducidas por el periódico Vedomosti.

Con el titular La conquista de América, el diario de corte económico y de negocios, atribuye el periplo latinoamericano de Putin por Cuba, Argentina y Brasil como un intento de Moscú "de afianzar sus posiciones en esa región".

En opinión de Toloraya, el principal resultado de la cumbre será la creación del Banco de Desarrollo del Brics, en tanto fuente independiente de financiamiento, donde las decisiones no la adoptarán, dijo, el capital oligárquico, sino las economías emergentes y el fondo común de reservas nacionales.

Al coincidir con ese enfoque, el director del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias, Vladimir Davydov, resaltó como un rasgo diferenciador de la VI cumbre, la coyuntura actual, cuando ocurre aceleradamente una diversificación de la producción nacional en todos los estados miembros del llamado quinteto.

En contraste, el politólogo Fiodor Lukyanov limitó los resultados de la magna cita brasileña del Brics a la intención de Rusia, según él, de llevar a los socios sus puntos de vista sobre temas de actualidad, que Moscú considera importantes.

A juicio del vicepresidente del Centro de comunicaciones estratégicas, Dmitri Abzalov, el itinerario latinoamericano de Putin es una muestra del interés del Kremlin en balancear las relaciones de Rusia con el mundo, a la par del vector oriental (China y Asia Pacífico).

Coincidió con otros analistas en que al mismo tiempo esa gira constata el fracasado intento de Occidente de aislar política y diplomáticamente al país euroasiático, según declaró a la agencia ITAR-TASS.

Abzalov vislumbró las perspectivas de éxito de la visita de Putin en razón de las posibilidades de proyectos en múltiples esferas, además de su importancia política y económica.

Definió a Latinoamérica como una región con perspectivas ascendentes, sustentadas en dinámicos ritmos de crecimiento económico, y a la vez, como un serio actor en política exterior.

El subdirector científico del Instituto de América Latina Nikolai Kalashnikov hizo mención especial al carácter amistoso y duradero de las relaciones de Rusia y Cuba, a pesar del declive de los vínculos en la década de 1990 y el desplome del comercio bilateral.

A juicio de Kalashnikov, Cuba sigue siendo "nuestro aliado seguro en política exterior". Cuba, exteriorizó el experto, ha demostrado en la arena internacional ser un socio seguro de nuestro país, contrastó.

De cualquier manera, las relaciones de Rusia con Latinoamérica en general fueron definidas por Putin como una de las líneas de prioridad en la política exterior, en la Concepción estratégica en esa esfera, aprobada por él en febrero de 2013.(PL)