¿Puede ser peligrosa la siesta para las mujeres ancianas? – Radio Santa Cruz

¿Puede ser peligrosa la siesta para las mujeres ancianas?

¿Puede ser peligrosa la siesta para las mujeres ancianas?Un nuevo estudio parece indicar que las mujeres ancianas que toman siestas diarias tienen un riesgo de morir significativamente mayor,  se informa en la Revista de la Sociedad Geriátrica Estadounidense, cuyos resultados  parecen contradecir a los de varios estudios previos que han indicado que las siestas diarias mejoran la salud.

Para la investigación se analizaron cuatro comunidades con ocho mil 101 mujeres caucásicas de 69 o más años de edad durante un periodo de siete años.

Las mujeres que afirmaron haber tomado siestas diarias eran un 44 por ciento más propensas a morir debido a cualquier causa, un 58 por ciento más propensas a morir debido a causas cardiovasculares, y un 59 por ciento más propensas a morir debido a otras causas que no eran cáncer ni problemas cardiovasculares.

Esta relación era también significativa entre mujeres relativamente sanas.

Los descubrimientos mostraron asimismo que las ancianas que afirmaban dormir de nueve a 10 horas diarias también tenían un riesgo mayor de mortalidad en comparación con aquellas que dormían de ocho a nueve horas y la asociación era más fuerte para la mortalidad relacionada con causas cardiovasculares.

Los resultados de este estudio, tal como advierte el equipo que lo ha realizado, no deberían ser interpretados como que tomar siestas tiene consecuencias negativas para la salud, y no se recomienda que los ancianos las eviten.

El tomar siestas y dormir muchas horas al día pueden ser causados por la somnolencia resultante de trastornos del sueño u otras enfermedades.

"Debido a que el sueño diurno excesivo indica que hay impedimentos para el sueño nocturno, las intervenciones para tratar los trastornos del sueño y mejorar la calidad de éste en las ancianas puede reducir el riesgo de mortalidad", explica Katie L. Stone, coautora del estudio.

Para explicar por qué exactamente tomar siestas está vinculado con un riesgo de muerte mayor, se necesitan estudios adicionales.

También se detectó en el estudio, sin embargo, que las ancianas que tomaban siestas con un total de menos de tres horas por semana no tenían un mayor riesgo de fallecimiento que las que no tomaban siesta alguna, así que, entonces, parece que las siestas cortas o poco frecuentes no están relacionadas con un mayor riesgo de muerte. (AIN)