Santiago resucitó de la nada y noquea a Villa Clara

Las Avispas de Santiago de CubaLa Habana, 15 may .- La novena de Santiago de Cuba noqueó 13-2 a Villa Clara y dejó lista la escena para el crucial séptimo partido de la Serie, el cual otorgará el último boleto para la ronda semifinal.
   
Los vigentes campeones nacionales salieron a la grama de su cuartel general, el parque Guillermón Moncada, focalizados en cada acción del juego y entregados a una especie de fe que detuviera el insólito ímpetu de los Naranjas.
   
Sabedores del trascendental valor del desafío de este jueves, los dirigidos por Antonio Pacheco cayeron desde bien temprano sobre los envíos del joven abridor villaclareño Alaín Sánchez, a quien explotaron antes de finalizar el primer tercio.
   
Después de lograr este importante objetivo, la artillería indómita avasalló a otros cuatro serpentineros rivales y no detuvo su ataque hasta colocar el marcador de nocao en la pizarra.
   
Los héroes ofensivos de la velada fueron el receptor Rolando Meriño y el jardinero Alexei Bell.
   
El primero completó una noche de ensueño, tras ligar par de sencillos y un cuadrangular en tres veces al bate, con cinco carreras impulsadas y tres anotadas; Bell, por su parte, también disparó dos hits y un jonrón, buenos para remolcar cuatro compañeros para el plato.
   
A este soberbio despliegue ofensivo, hay que adicionar la actuación del derecho Danny Betancourt, campeón olímpico en Atenas 2004 e integrante del equipo Cuba al II Clásico Mundial, quien, a pesar de exhibir cierta tendencia al descontrol, dominó a los Naranjas en los momentos cumbres del partido.
   
Para acreditarse la victoria, Betancourt trabajó las primeras cinco entradas del choque, en las que ponchó a cinco adversarios, regaló cinco boletos, permitió cuatro hits y le anotaron dos carreras.
   
De esta manera, las Avispas de Santiago de Cuba forzaron la celebración del siempre dramático séptimo desafío y ratificaron, in extremis, su cartel de “favorito” para acceder a la próxima fase del campeonato.
   
Para conquistar tal propósito, los orientales cuentan con la suerte añadida de poder contar con su principal astro del montículo, el derecho Norge Luis Vera, ganador de 12 partidos esta temporada.
   
Sin embargo, el manager del Villa Clara, Eduardo Martín Saura, también dependerá de su lanzador estrella, el joven Freddy Asiel Álvarez, quien ha derrotado dos veces en esta serie de play-off a los indómitos.
   
Siempre de poder a poder, este enfrentamiento ha estado matizado por las rivalidades entre la juventud contra la experiencia, el poder versus la explosividad, la velocidad frente a la potencia. No por gusto es considerado como el Gran Clásico del Oriente cubano.
   
La escuadra de Ciego de Ávila rivalizará con el equipo ganador de este clásico, en el marco de la Semifinal Oriental.(AIN)