Celebran en Cuba centenario del cuentero mayor

Celebran en Cuba centenario del cuentero mayor La Habana, 11 may .- Jóvenes y consagrados escritores de Cuba celebran hoy el centenario de Onelio Jorge Cardoso (1914-1986), el llamado cuentero mayor, un narrador imprescindible en la literatura de este país pues supo captar esencias y misterios.

Buena parte de los festejos son promovidos por el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, el cual llega en 2014 a sus aniversario 15 con cientos de egresados de sus cursos literarios.

Para su principal promotor, el escritor Eduardo Heras León, resulta un acto de justicia dar el nombre de ese narrador a un proyecto nacional dirigido a noveles talentos.

"Onelio se preocupó mucho por la formación de los jóvenes escritores y siempre tenía para ellos una palabra de aliento y estímulo", dijo Heras León a Prensa Latina.

El líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, mostró interés por el taller literario a finales de los años 1990 y quedó entusiasmado con la idea, explicó.

Así surgió en 2000 el primer curso televisivo Universidad para Todos, con un seminario de técnicas narrativas que tuvo gran teleaudiencia, recuerda el autor de Los pasos en la hierba.

Desde el mes pasado sesionan eventos teóricos y talleres de creación por toda la isla para conmemorar los 100 años del cuentero mayor.

En la Feria Internacional del Libro 2014 en La Habana fue distribuido de forma gratuita una selección de sus cuentos escogidos, después de 20 años sin reeditar ninguno de sus títulos debido a problemas con los derechos de autor.

Aunque sus producciones más conocidas son las literarias, Onelio también hizo buen periodismo y publicó dos libros de reportaje: Gente de pueblo (1962) y Gente de un nuevo pueblo (1981), en los cuales recrea pasajes cotidianos antes y después del triunfo de la Revolución cubana, respectivamente.

Durante la década de 1950 colaboró con las revistas Carteles y Bohemia, trabajó como redactor del noticiero de la emisora Mil Diez y escribió libretos para la radio comercial.

Más tarde, en la década de 1960, fue jefe de reportajes especiales en el periódico Granma, jefe de redacción de Pueblo y Cultura y del Semanario Pionero, y también trabajó como guionista en el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos.

Sus cuentos tienen traducciones en unos 12 idiomas y varios de ellos figuran en antologías de diversos países, como Rusia, Hungría, Rumanía, Polonia y México.(PL)