Cumple 50 años episodio revolucionario cubano

Cumple 50 años episodio revolucionario cubanoLa Habana, 10 oct .- La presencia de la dirección estudiantil universitaria cubana en la Sierra Maestra como otra expresión de la unidad generacional en la lucha revolucionaria de la Isla, se recuerda ahora al cumplirse su 50 aniversario.

Juan Nuiry Sánchez, quien fuera secretario general de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) en la década de los años 50 y participante de aquel episodio, recordó a Prensa Latina detalles sobre ese hecho.

La decisión irreversible de unificar los esfuerzos del Movimiento 26 de Julio encabezado por Fidel Castro y la FEU, dirigida por José Antonio Echeverría para derrocar la dictadura, había quedado definida con la firma por ellos de la llamada Carta de México.

Fallecido Echeverría en la acción de asalto al Palacio Presidencial, los líderes estudiantiles en el exilio dieron los pasos necesarios para organizar su incorporación al Ejército Rebelde en la Sierra Maestra en cumplimiento de un acuerdo de la FEU.

Para cumplir la misión se designó a una delegación compuesta por el propio Nuiry, Omar Fernández, presidente de la Asociación de Estudiantes de Medicina y José Fontanills, vicepresidente de la organización en la Universidad de la antigua provincia de Oriente.

Se trataba de una operación aérea secreta en la cual los dirigentes estudiantiles llegaron a una pista rudimentaria en el territorio dominado por los rebeldes transportando también un cargamento de armas, tan necesarias en aquellos momentos.

Partimos, relato Nuiry, en un avión DC3, que había despegado de Canadá con supuesto destino al aeropuerto de Maiquetía, en Caracas, el cual aterrizó en Fort Lauderdale, al norte de Miami, burlando la vigilancia del FBI estadounidense.

Allí, los pilotos canadienses cedieron su lugar a pilotos cubanos, se cargaron las armas, los dirigentes estudiantiles abordaron la nave y partieron rumbo a su destino definitivo.

En horas de la noche del 13 de octubre de 1958, guiados por las luces de dos líneas de mecheros encendidos por los guerrilleros, aterrizaron en un potrero del lugar conocido por Gallón, a unos kilómetros de la ciudad de Campechuela, en el sur del oriente cubano.

Al día siguiente, tras un largo y complicado periplo a pie por caminos fangosos, los dirigentes estudiantiles arribaron a la Comandancia General del Ejército Rebelde y fueron recibidos por Fidel Castro, en una pequeña y rústica cabaña. Nuiry recordó que Fidel Castro no se cansó de preguntar todo lo relacionado con la caída en combate de Echeverría pues señaló había significado la pérdida de un genuino representante del estudiantado, la juventud y la Revolución.

Nuestra presencia le hizo evocar su época estudiantil y después habló sobre el arrollador avance del Ejército Rebelde, los fracasos de las ofensivas de los soldados de la dictadura y su total convencimiento de la inminente victoria, añadió. No se habló de unidad a partir de los intereses de las organizaciones sino de la unidad del pueblo, el obrero, el campesino, el profesional y el estudiante, participantes activos en el drama nacional, puntualizó.

El entrevistado rememoró lo que siguió a aquel hecho: la movilización de la columna Uno de la montaña hacia el llano, bajo el mando personal de Fidel Castro, las victorias continuas a su paso y el triunfo definitivo de la Revolución el 1 de enero de 1959.

La tradición de lucha de los estudiantes permitió a la Revolución encontrarles como protagonistas en las posiciones más firmes del combate, concluyó el ahora profesor emérito de la Universidad de La Habana, presidente de la cátedra José Antonio Echeverría, ex diplomático y vicepresidente de la Casa de Altos Estudios Fernando Ortiz.(PL)