Actores infantiles santacruceños pintan mágicos sueños de Azul

Actores infantiles santacruceños pintan mágicos sueños de AzulNi un gran telón, mucho menos un sofisticado equipo de luces, requiere un grupo de niños y niñas guiados por un creativo joven, para llevar el arte sobre el lomo de un espectáculo hacia cualquier lugar, por distante que sea, en Santa Cruz del Sur.

Ellos tienen nombres de pueblo, fisonomías vivaces para elevar la emotividad. Hacen valer, gracias a los aplausos de los espectadores, desde el más chico, al de mayor edad, el sentido de su colosal presencia.

El grupo Abracadabra fue el ensueño volador al que logró asirse hace cuatro años el Instructor de Arte Michel Rodríguez Rosabal. “Desde entonces este proyecto comunitario echó sus piernas a andar hacia calles, parques, comunidades rurales, barrios y plazas del municipio Santa Cruz del Sur”, rememoró.

Los intranquilos pequeñuelos, que ha sabido conducir a través de la ejemplaridad profesional, llevan la prédica del Apóstol. “El teatro tiene un hermoso privilegio: hacer amena y gustosa la enseñanza”.

Las variedades circenses, divertimentos, actuaciones y la magia, han proporcionado darse a conocer también en la ciudad de Camagüey y en la sala Cobarrubias, del Teatro Nacional, en La Habana, donde obtuvieron el Premio Escaramujo. “Se hizo un casting, primero, en todo el país, por un grupo multidisciplinario de la Dirección Nacional de la Brigada José Martí, a la cual estamos integrados los Instructores de Arte. En Camagüey fuimos el único grupo de teatro infantil seleccionado en esa oportunidad”.

De la búsqueda de nuevas iniciativas para mantenerse en la preferencia del riguroso público infantil, germinó el plan de incorporar los zancos en los pasacalles. “Se realizaron, luego del horario escolar, muchísimas prácticas, incluso durante varios fines de semana. Aunque estas cimas maderables fueron dominadas, en un abrir y cerrar de ojos, por mis alumnos”, planteó Rodríguez.

Desde esa elevada posición salieron a las arterias locales, a las más céntricas, y las menos urbanas, a hacer adivinanzas y narraciones orales, dándole activa complicidad, incluso, a personas adultas.

En estos momentos nueve de los fundadores se mantienen en Abracadabra, uno de los cuales cursa estudios en la Escuela Vocacional de Ciencias Exactas Máximo Gómez Báez, y los restantes en la Secundaria Básica Camilo Cienfuegos.

Como la propia vida lo indica, se debe dar paso a las nuevas generaciones. “Por eso nos proyectamos en trabajar, el curso escolar pasado, con alumnos del segundo grado, a los cuales les impartimos talleres. Pudimos hacer una acertada selección… no nos equivocamos”.

Logros

Considera el instructor de Teatro que estos principiantes han avanzado de maravillas en el aprendizaje de los textos, el manejo de los títeres de varilla, esos perennes convivientes en el hogar de Michel y en el colegio donde forma grandes valores. “Esto nos revela algo: podemos preparar obras de mayor complejidad… El tiempo será testigo”, dijo.

El 4 de abril se aproxima, día de festejos en todos los centros estudiantiles y laborales. La Organización de Pioneros José Martí (OPJM) y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) arriban a nuevos onomásticos. Abracadabra realiza en estos momentos un ensayo general cada tarde, para en esa jornada tan esperada, exhibir en la escuela primaria José Martí, donde radica este magnifico proyecto, la Obra Azul, desde la cual saldrán a escena los cuentos El Cangrejo Volador y Los Tres Pichones.

María Carla Aguilar GuerraA María Carla Aguilar Guerra, las pupilas le brillan como dos atractivos luceritos. En sus manos lleva un colorido alcatraz. “Al principio me sentí algo asustada, pues nunca antes había participado en algo tan interesante. Al transcurrir de los días adquirí confianza. El otro títere es un pájaro carpintero, parece querer volar… Los ensayos van bien, así nos los ha asegurado el profe”.

Un cangrejo de grandes muelas y enormes ojos se mueve graciosamente, debido a la hábil manipulación al unísono, de Carlos Denis Fernández Menéndez e Ilianet María Armuñíz Arias. Concuerdan no haber estado lo bastante acoplados cuando empezaron esta actividad teatral. “Sin embargo, expresa la niña, ya sabemos cómo realizar estos movimientos sin equivocarnos”

El compañerito de Ilianet María, nos señala que también, ponen a actuar tres pichones. “No es cosa fácil hacer parecer real estos muñecos. Todo depende de nosotros los artistas. La imaginación en el teatro es importante”.

Un sí no ha faltado cuando se les ha solicitado a los padres de estos protagonistas, aportar el recurso monetario para confeccionar vestuarios y adquirir maquillaje. “La cooperación de los progenitores ha sido muy valiosa. Ellos son partícipes de esta continua labor”, nos hizo saber el joven creador, quien recibió reconocimiento como el mejor instructor de arte a nivel local en el año 2013.

Ha obtenido premios de la UNEAC (Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba), en el Festival José Angulo Cisneros; y reconocimiento del Centro de Cultura, todo esto a instancia provincial, además del premio en el Taller Regional de Experiencia, entre otros.

“Terminamos de escribir este proyecto hace algunos días. Lleva como título Abracadabra: Un mundo mejor es posible, en colaboración con la Sede Pedagógica Municipal. Se expone la faena teatral direccionada hacia los aficionados, en función del diagnóstico de la comunidad”, confesó Rodríguez Rosabal.

Ponerle a la obra el nombre Azul, no resultó una decisión. Se consultó con los integrantes a través de una encuesta hecha por el propio director, quienes coincidieron, en su gran mayoría, que les gustaría pintar sus sueños de esa tonalidad. Azul auguramos, será su existencia, bautizada por un seguro porvenir rodeado de risueñas fantasías. (Raúl Reyes Rodríguez/ Colaborador de Radio Santa Cruz)