Fidel y Raúl dedican ofrenda a caídos el 13 de marzo de 1957

Fidel y Raúl dedican ofrenda a caídos el 13 de marzo de 1957La Habana, 14 mar.- Ofrendas florales enviadas por el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, y el Presidente Raúl Castro acompañaron al estudiantado, los jóvenes y a todo el pueblo en la conmemoración de la epopeya del 13 de marzo de 1957.

El Museo de la Revolución -entonces Palacio Presidencial y principal objetivo de las acciones aquel glorioso día- devino escenario mayor del gran homenaje y allí fueron depositadas también ofrendas de los Consejos de Estado y de Ministros y de los estudiantes universitarios, en nombre de Cuba entera.

Igual ocurrió en el Mausoleo a los mártires del 13 de marzo, en la necrópolis Cristóbal Colón, al pie de la tarja que a un costado de la Universidad de La Habana señala el sitio donde José Antonio Echeverría murió en combate, y en la Cárdenas natal del líder estudiantil y jefe máximo del asalto al Palacio y la toma de la emisora Radio Reloj.

Faure Chomón y otros combatientes del Directorio Revolucionario, y familiares de los caídos la tarde de aquel miércoles, 57 años atrás, compartieron con los jóvenes de hoy este ejercicio consciente de lealtad a la historia y sus protagonistas.

La cita en el Museo de la Revolución comenzó ante la Llama Eterna a los Héroes de la Patria Nueva, en el Memorial Granma, justo a la hora en que Echeverría, al frente de un comando armado, se hizo de los micrófonos de Radio Reloj para informar a la nación de los sucesos y convocar a la insurrección general.

Tras escuchar la trunca y viril alocución del Presidente de Honor de la Federación Estudiantil Universitaria se hizo el tradicional pase de lista de los mártires de esa organización y fue declamado el poema de Carilda Oliver “A José Antonio”, que lo recuerda “subiendo como un sol la Escalinata”.

También en versos, Manuel José Gómez Sartorio, uno de los sobrevivientes de la gesta, revivió la hombrada del 13 de marzo, los duros y tristes días que siguieron a la caída del “Gordo” y tantos otros jóvenes valiosos, la decisión de continuar la lucha, la alborada triunfal del primero de enero de 1959.

Y cantó a los sueños, al altruismo, la audacia, la fe inconmovible en la victoria y el supremo ejemplo de fidelidad, patriotismo y consagración a los ideales, de Echeverría y sus compañeros.

¿Seremos diferentes? ¿Serán diferentes los jóvenes o las épocas? ¿Cuáles son nuestros sueños, desafíos y asaltos? ¿Cuál es nuestro 13 de marzo? ¿Cuánto estamos dispuestos a entregar?, preguntó Yosvani Montano Garrido, presidente de la FEU.

Su respuesta, en nombre de los “pinos nuevos” de hoy, fue que la primera tarea, la suprema misión de un universitario cubano será siempre preservar la gloriosa historia escrita por su pueblo, y continuar la obra de millones que es esta Revolución.

El 13 de marzo de 1957, la FEU y el Directorio cumplieron su pacto con Fidel, la Revolución y la historia, y los herederos de José Antonio no haremos menos, ni traicionaremos su ejemplo y legado, ni olvidaremos esa arenga final, que es un llamado permanente al combate por el porvenir, enfatizó. (Texto: AIN)