Fidel y la presente movida gringa en Venezuela

Fidel y la presente movida gringa en VenezuelaCon esa luz larga que le caracteriza para predecir el futuro, o más bien, con esa inteligencia que le permite adelantarse a las jugadas de los yanquis, el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, nos vuelve a dar una lección de antiimperialismo, ante los actuales manejos desestabilizadores que enfrentan en Venezuela.

La movida yanqui en Venezuela ha generado no disturbios, sino un intento de golpe de Estado, con el empleo de hasta presuntos mercenarios procedentes del Medio Oriente, como el detenido en Aragua en las últimas horas, en tanto los organismos de Seguridad andan tras las pistas de otros posibles terroristas, denunció el presidente Nicolás Maduro.

Todas esas acciones me hicieron escribir en reciente comentario que la desestabilización en Venezuela tiene un móvil bien definido: el llamado oro negro, apreciación que, salvando las distancias, coinciden con las reflexiones de Fidel en ese sentido, publicadas en septiembre del 2010, ante una situación similar de agresión externa con apoyo interno, y que traigo a colación.

Reflexiones de Fidel: Lo que quieren es el petróleo de Venezuela

Ayer dije lo que haría si yo fuera venezolano, expliqué que los pobres eran los que más sufrían con las catástrofes naturales y razoné por qué. Más adelante añadí: “…donde el imperialismo domina y la oligarquía oportunista recibe una parte jugosa de los bienes y servicios nacionales, las masas no tienen nada que ganar o perder y, al imperio, no le preocupa un bledo las elecciones” y que “En Estados Unidos, ni siquiera las elecciones presidenciales movilizan más del 50% de los que tienen derecho a votar.”

Hoy añadiría que, aún cuando en las mismas se elige la totalidad de la Cámara de Representantes, una parte del Senado y otros importantes cargos, no logran superar esa proporción.

Preguntaba por qué, en cambio, emplean sus enormes recursos mediáticos para tratar de hundir al Gobierno Revolucionario Bolivariano en un mar de mentiras y calumnias. Lo que los yankis quieren es el petróleo de Venezuela.

Todos hemos visto en estos días electorales a un grupo de bastardos personajes que, en compañía de mercenarios de la prensa local escrita, radial y televisiva, llegan a negar incluso la libertad de prensa en Venezuela.

El enemigo logró una parte de sus propósitos: impedir que el Gobierno Bolivariano contara con el apoyo de las dos terceras partes del Parlamento.

El imperio tal vez crea que obtuvo una gran victoria.

Pienso exactamente lo contrario: los resultados del 26 de septiembre constituyen una victoria de la Revolución Bolivariana y su líder Hugo Chávez Frías.

En estas elecciones parlamentarias la participación de los electores se elevó al record de 66,45 por ciento. El imperio con sus inmensos recursos no pudo impedir que el P.S.U.V., faltando 6 por adjudicar, obtuviera 95 de los 165 miembros del Parlamento. Lo más importante es el ingreso en esa institución de un elevado número de jóvenes, mujeres y otros militantes combativos y probados.

La Revolución Bolivariana tiene hoy el Poder Ejecutivo, amplia mayoría en el Parlamento y un partido capaz de movilizar a millones de luchadores por el socialismo.

Estados Unidos no cuenta en Venezuela más que con fragmentos de Partidos, hilvanados por el miedo a la Revolución, y groseras apetencias materiales.

No podrán acudir al golpe de Estado en Venezuela como hicieron con Allende en Chile y otros países de Nuestra América.

Las Fuerzas Armadas de ese hermano país, educadas en el espíritu y el ejemplo del Libertador, que en su seno incubó los jefes que iniciaron el proceso, son promotoras y parte de la Revolución.

Tal conjunto de fuerzas es invencible. No lo vería con tanta claridad sin la experiencia vivida durante más de medio siglo.

Fidel Castro Ruz
Septiembre 27 de 2010
3 y 24 a.m.

Y a pesar de haber transcurrido más de tres años, huelgan los comentarios sobre esta radiografía hecha por el Comandante en Jefe Fidel Castro, en septiembre del 2010, ante un escenario agresor calcado para lo que acontece actualmente en Venezuela.

Por Pedro Paneque Ruiz/Colaborador de Radio Cadena Agramonte.