Amplían en Cuba producción y uso terapéutico de fitofármacos

SábilaPinar del Río, Cuba, 3 may .- El incremento de la producción de fitofármacos a partir del aloe y otras plantas curativas, es uno de los logros de la medicina en esta provincia, donde aumenta la aceptación de esas formulaciones, informaron fuentes del sector.

Los productos derivados de la sábila figuran entre los de mayor demanda entre la población por sus bondades como protector dérmico, declaró a Prensa Latina el licenciado Carlos Callaba, Coordinador del Programa de Medicina Natural y Tradicional.

Extractos, tinturas y cremas de manzanilla (oriunda de Europa) se emplean con fines antiinflamatorios y para favorecer los procesos digestivos, fundamentalmente, agregó.

Comentó que sus diminutas flores poseen probados beneficios para la salud humana, por lo que actualmente en Pinar del Río se extiende el cultivo de esa variedad.

Los medicamentos provenientes de la colmena, el ajo y el orégano, sobresalen también entre los preparados obtenidos en la fábrica del territorio, fórmulas que contienen como principio activo ingredientes vegetales exclusivamente.

Comentó que el ungüento de bija es otro de los fitofármacos de amplio uso entre los habitantes de Vueltabajo (como se conoce también esta zona) por su efectividad en el tratamiento de diversas afecciones de la piel.

El achiote, nombre con que se identifica en otras regiones del orbe, posee grandes concentraciones de provitaminas A, por lo que favorece la cicatrización de lesiones, explicó el experto.

Callaba afirmó que en los 14 municipios pinareños existen fincas de plantas medicinales para sustentar la producción local de más de una treintena de preparaciones de origen natural.

El programa cubano para el desarrollo de la medicina bioenergética y naturalista, vigente desde 1996, incluye la capacitación de personal, investigación científica y desarrollo tecnológico, elaboración, distribución y empleo de esos productos.

Autoridades de salud consideran que esta modalidad no es una alternativa ni un complemento a los procederes clásicos occidentales sino que se ha integrado para enriquecer el conjunto de recursos terapéuticos aplicados por los profesionales de la Isla.(PL)