Destacan en Festival de Quito protagonismo juvenil en causa de Los Cinco

Destacan en Festival de Quito protagonismo juvenil en causa de Los Cinco
La causa de los luchadores antiterroristas cubanos que han sufrido injustas condenas en cárceles norteamericanas estremeció al XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, durante un foro de solidaridad con la Isla al que asistieron delegaciones de todo el orbe y donde quedó demostrado que la batalla por su regreso a la Patria es, por esencia, de los jóvenes.

Ante un numeroso auditorio, Irmita González, la hija del Héroe René González, compartió detalles del caso judicial y de las duras vivencias que han tenido que soportar durante los últimos 15 años.

No ha sido fácil, dijo, pero no nos hemos sentido solos, contamos con el cariño y la bondad de miles de jóvenes en todo el mundo. "Los Cinco necesitan de nosotros, por ellos tenemos que ser más certeros, no divagar y tomar las experiencias que han sido más efectivas para multiplicarlas", consideró.

Contó que su padre, aun cuando ya está en Cuba, sufre por no haber regresado junto a sus hermanos de lucha. "Disfruto a mi padre a medias, porque su corazón sigue estando preso mientras Fernando, Ramón, Antonio y Gerardo sigan cargando condenas inmerecidas. Sigamos luchando todos juntos para que en el próximo Festival Mundial estén todos ellos en un foro como este para agradecer a los jóvenes por la victoria final".

Ailín Labañino, la hija de Ramón, dijo que "no podemos alejar a los Cinco, no podemos verlos solo como símbolos, como héroes fríos. Cada uno de ustedes debe ponerse en el lugar de las familias y pensar que ellos pueden ser padres o tíos de cualquiera de los que estamos aquí, en este Festival".

Quince años es mucho tiempo, comentó, los hijos y sobrinos de los Cinco hemos vivido más de la mitad de nuestras vidas batallando para que nuestros familiares regresen al hogar.

Dijo que no imaginaba a su padre sin el traje gris de la prisión y narró la vez que, luego de dos años, le fue otorgada la visa, pero estuvo 30 días en Estados Unidos sin ver a su padre porque dos asesinatos cometidos en la prisión provocaron el castigo de aislamiento para todos los presos, incluyendo a Ramón. "Esa fue una de las experiencias más dolorosas de mi vida, tan cerca de mi padre y sin poder verlo".

Luego de estas sentidas intervenciones que provocaron las lágrimas a muchos de los que se reunieron en una de las carpas del Parque del Bicentenario, delegados de varias naciones pidieron la palabra para compartir sus experiencias.

Jóvenes de Canadá, República Popular Democrática de Corea, Vietnam, Siria, México, Estados Unidos, Cuba, Brasil, entre otros, comentaron las iniciativas que desarrollan en sus países, mostraron el compromiso con esta batalla y prometieron no descansar en el empeño de dar a conocer este caso en sus naciones.

Entre ellos estuvo el joven Jacob, de Estados Unidos, quien dijo que "para los revolucionarios norteamericanos los Cinco son del tipo de personas que queremos ser. El mayor desafío que tenemos es el desconocimiento, en nuestras escuelas no nos enseñan nada sobre Cuba porque le temen al ejemplo de su Revolución".

Por la parte cubana, el camagüeyano Jorge Enrique Jerez Belisario agradeció las muestras de amor hacia su Patria. Dijo que cuando conoció el caso de los Cinco apenas tenía nueve años de edad y desde entonces no ha dejado de luchar por ellos.

La causa de los Cinco es indiscutiblemente de los jóvenes, a nosotros se nos pueden ocurrir las ideas más renovadoras para lograr su liberación. Cada día que pasen en prisión es una afrenta a la justicia, una afrenta a los jóvenes de buena voluntad de todo el mundo", concluyó el estudiante de Periodismo. (Leticia Martínez Hernández/Granma.) (Foto: http://jorgitoxcuba.wordpress.com)