Parte querellante en caso Pablo Neruda insiste en demostrar asesinato

Santiago de Chile, 5 oct. -Aunque el análisis del equipo internacional de peritos que investiga la causa de muerte del poeta chileno Pablo Neruda arroje esta semana resultados negativos, la parte querellante procurará nuevos exámenes, aseguró hoy uno de los abogados litigantes.

En declaraciones a Prensa Latina, el abogado Eduardo Contreras precisó que si las pesquisas dan positivo, quedaría aclarado que el bardo fue asesinado por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y que su muerte no fue resultado del cáncer de próstata que padecía.

"Pero si son negativos los resultados del examen, eso no significa que se paraliza el proceso, porque en este caso la parte querellante va a solicitar otras muestras de tejido óseo de Neruda, para enviarlas a otros laboratorios especializados", enfatizó el letrado.

De acuerdo con Contreras, las nuevas pesquisas seguirían tras la posibilidad de que existan elementos tales como el talio, el gas sarín, estafilococos, toxinas botulínicas y otras sustancias letales, utilizadas durante la dictadura Pinochet.

Este martes, un equipo de 15 expertos en materia forense de Estados Unidos, España, Argentina y Chile comenzó aquí el análisis de los resultados de pericias realizadas a muestras de tejido óseo de Neruda, sometidas a exámenes en laboratorios de las universidades de Carolina del Norte, en Estados Unidos, y Murcia, en España.

"Es primera vez, no solo en el caso de Neruda, sino al respecto de muchos casos, que se logra reunir en la ciudad a un grupo tan importante de expertos en este tipo de pericias", comentó Contreras, quien se mantiene a la espera del informe que los peritos entregarán al juez Mario Carroza en los próximos días.

El 8 de abril último fueron exhumados los restos del poeta de la que fuera su casa de Isla Negra, en la costa de Valparaíso, para someterlos a pesquisas periciales a fin de determinar la verdadera causa de muerte.

Como parte del proceso investigativo, en laboratorios en el extranjero se llevaron a cabo además exámenes de ADN con el objetivo de precisar si los restos exhumados de Isla Negra corresponden a Neruda, una petición de la parte querellante, también integrada por el abogado Rodolfo Reyes, sobrino del poeta.

El bardo murió el 23 de septiembre de 1973, a sus 69 años, en la clínica Santa María de Santiago de Chile, 12 días después del golpe de Estado contra el presidente Salvador Allende.

Pero hace dos años, el chofer de Neruda, Manuel Araya, reveló que una extraña inyección fue puesta en el abdomen del Premio Nobel de Literatura 1971 mientras permanecía hospitalizado, en víspera de un viaje que realizaría a México el 24 de septiembre.

La revelación de Araya generó una querella criminal, interpuesta en 2011 por el PC, organización en la que el autor de Veinte poemas de amor y una canción desesperada militó toda su vida, llegando a ser miembro de su Comité Central, senador y candidato a la presidencia de la República.

Hasta ahora, la versión oficial existente sobre la muerte de Neruda indica que murió del cáncer de próstata que padecía.(PL)