Acreedores evalúan marcha de programa de ajustes de Chipre

Nicosia, 29 oct. -Una delegación del Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea, analiza hoy el cumplimiento en esta isla de un programa de ajustes, con profundas afectaciones sociales.

La troika, como se conoce a dichas entidades acreedoras, ya realizó una visita de evaluación el pasado 17 de julio, lo cual derivó en la entrega en septiembre último del segundo tramo de mil 500 millones de euros, del monto total de 10 mil millones prometido al estallar la crisis financiera en marzo pasado.

Para contar con el mencionado rescate, las autoridades chipriotas debieron realizar una confisación de al menos el 6,7 por ciento de los depósitos bancarios de entre 20 mil y 100 mil euros.

Ello se estima dejó pérdidas por unos 30 mil millones de euros a los ahorristas chipriotas y foráneos, en una nación donde se ofrecen cómodas condiciones para las cuentas financieras.

Además, el programa de la troika de acreedores, que también provocó el cierre de entre 30 y 40 mil pequeñas empresas en la dividida isla mediterránea, incluyó recortes en esferas como educación y salud, así como a la asistencia social.

Los poco más de dos millones 200 mil chipriotas, en su mayoría de origen griego, debieron probar un nuevo método de los acreedores internacionales para aplicar programas de rescate: emplear su propio dinero para salvar la economía, en especial, la banca del país.

Gran parte de los 10 mil millones de euros de la asistencia se dedica a mantener la capacidad de operaciones del Cyprus Bank, mientras el segundo banco más grande de la isla, el Laiki Bank, fue prácticamente liquidado.

Miles de personas marcharon en marzo último por las calles de esta capital, muchos de ellos jóvenes y estudiantes, para protestar por el cierre de bancos y la limitación de extracciones a apenas 200 euros diarios en los cajeros automáticos.

El presidente chipriota, Nikos Anastasiadis, consideró que para inicios de 2014, el Gobierno podría levantar las restricciones al trabajo de los bancos.

La troika ya entregó un primer tramo del rescate por valor de tres mil millones de euros y en todo momento exige la aplicación de las medidas de austeridad, incluida la reducción del personal de educación y del sector administrativo.(PL)