Inquietante olvido

Inquietante olvido Al que más y al que menos, alguna vez se le ha escapado un… “lo tengo en la punta de la lengua”, expresión repetida en muchos idiomas, y que refleja un olvido irritante cuando un nombre o una palabra se borra, inexplicablemente, de la memoria.

Las personas que traspasan la medianía de la vida tienden a preocuparse, y se preguntan si será un adelanto del deterioro cognitivo, o para más claridad, el anuncio de una incipiente pérdida de la memoria, y lo que es más angustiante todavía: la sombra del Alzheimer o de la demencia senil.

Aunque los psicólogos y geriatras afirman que esos procesos son más comunes con el paso de los años, no tienen que –obligatoriamente- estar asociados a los trastornos mencionados.

El doctor Timothy Salthouse, profesor de psicología de la University of Virginia, Charlottesville, lideró el Proyecto de Envejecimiento Cognitivo, investigación que involucró a 718 adultos de entre 18 y 99 años, a quienes les realizaron un test de memoria, consistente en enseñarles fotografías de populares personalidades de la política, cinematografía, etcétera, y pedirles que identificaran sus nombres.

Al estudiar las respuestas, detectaron mayor cantidad de olvidos en los participantes de más años. Pero, los jóvenes también tuvieron fallos para recordar muchos de los nombres.

Salthouse y su equipo, concluyeron que, aunque esas experiencias son más comunes y frustrantes con el avance de la edad, no son los únicos en tenerlas, "ni en general constituyen un signo de que están en la cima de un proceso grave de deterioro de la memoria".

No podemos obviar que la humanidad vive sometida a las dinámicas de la cotidianidad –empleos, horarios, presiones económicas y agobiantes tareas domésticas, entre otros-, suficientes como para que falle por segundos, la mente.

Por: Heydi González Cabrera/ Tomado de Radio Rebelde