Osleni, guerrero cubano en las canchas de bádminton

Entrega, talento y muchas ganas de superarse como atleta, distinguen a Osleni Guerrero, cubano que lleva en la sangre el bádminton, con resultados muy alentadores los cuales avalan su elección por esa disciplina deportiva.

Convertido en el mejor badmintonista de Cuba y ubicado en el lugar 67 del ranking mundial, con 21 mil 030 puntos, Guerrero confía en llegar más lejos y mejorar su rendimiento para codearse con la élite, dominada por raquetistas asiáticos.
   
Oriundo de La Habana, y próximo a cumplir 24 años -el 18 de octubre-, entre sus principales logros destaca la medalla de plata obtenida en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, en México.
   
También conquistó, en lo que va de año, el cetro en eventos como el XIV Torneo Internacional Giraldilla de La Habana, el Abierto de Perú y otro certamen con sede en Venezuela, lo cual demuestra su progresión competitiva.
   
“Ha sido un año de varias competencias y creo es lo mejor para mejorar en condiciones técnicas y en el nivel que tengo como jugador”, declaró a la AIN Guerrero.
   
“Me siento bien y en óptimas condiciones para participar en futuros certámenes”, dijo en referencia al Campeonato Panamericano de Bádminton, con sede en República Dominica del 20 al 30 de octubre próximo.
   
Sobre la rivalidad con otros concursantes del área, expresó que “los atletas de Canadá, Estados Unidos y Guatemala tienen mucha calidad, pero poco a poco nos hemos insertado en ese grupo. El objetivo es continuar con para que este deporte se desarrolle aún más en Cuba”, subrayó.
   
El continuo ascenso en el listado del orbe y su presencia cada vez más asidua en eventos foráneos de alto nivel, lo convierten en referente para el continente, aunque con deseos de abrirse al mundo.
   
“Creo que hoy soy un badmintonista diferente al de hace dos o tres años, pues he alcanzado buen rendimiento deportivo, con progresos en la cancha, no solo en acciones de juego, sino también en el pensamiento técnico-táctico”, aseguró el deportista habanero.
   
“Espero que las cosas me salgan bien y trabajo para lograrlo -añadió-, aunque este es un camino bastante largo el cual exige de mucho esfuerzo y sacrificio, pero intentaré terminar el año con la mejor ubicación posible en el ranking”.
   
En relación con su histórica presencia en el Campeonato Mundial, en agosto último, -primera vez que un cubano asistía evento de este tipo-, afirmó que “era el torneo donde podría medirme a otros jugadores de la élite, pero no estuvo a la altura que esperaba.
   
“Mi objetivo -dijo- era avanzar como mínimo dos rondas y no pudo ser, de todas formas, creo que esa experiencia me sirvió de mucho, y además, el solo hecho de haber participado es gran logro para mi carrera y para el bádminton en Cuba”, aseveró.
   
No quiso dejar de mencionar el trabajo que se realiza con los jóvenes de la preselección nacional: “se les ve con deseos de aprender y ganas de superarse; si siguen con ese ánimo, el futuro de este deporte en Cuba estará garantizado”, concluyó.(AIN)