Desarrollan biocombustible similar a la gasolina

Washington, 22 ago. -Expertos estadounidenses convirtieron un material resistente de una planta residual en isobutanol, un biocombustible que tiene mejor coincidencia con las propiedades de la gasolina que el etanol.

Según los especialistas, la asociación entre el hongo T. reesei y la bacteria E. coli permitió el descubrimiento cuyo principio también se podría utilizar para generar otros productos químicos valiosos, como los plásticos.

Publicado en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences, el estudio plantea la esperanza de que los biocarburantes producidos puedan llegar a sustituir a los actuales combustibles derivados del petróleo.

El equipo utilizó tallos y hojas de maíz, pero el modo de obtención también debe ser válido para procesar otros subproductos de residuos agrícolas y forestales.

Los responsables del proyecto añadieron que el hongo es muy bueno en la subdivisión de material vegetal resistente en azúcares, mientras que la E. coli resulta relativamente fácil de modificar genéticamente.

Durante el experimento, los hongos convirtieron la fibra en azúcares que alimentaron las especies de microbios con suficiente sobrante para producir isobutanol.

El grupo logró obtener 1,88 gramos de esta sustancia por litro de líquido, la mayor concentración notificada hasta la fecha de conversión de materiales de plantas resistentes a los biocombustibles.

De igual forma, los investigadores comentaron que la coexistencia armoniosa de los hongos y las bacterias, con poblaciones estables, fue clave para la obtención de estos resultados.

Un biocarburante o biocombustible es una mezcla de hidrocarburos que se utiliza como combustible en los motores de combustión interna. Deriva de la biomasa, materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía.

Los más usados y desarrollados son el bioetanol y el biodiésel. El primero se obtiene por fermentación alcohólica de azúcares de diversas plantas como la caña de azúcar, remolacha o cereales.

Por su parte, el biodiésel se fabrica a partir de aceites vegetales que pueden ser ya usados o sin usar. En este último caso se suele utilizar colza, canola, soya o jatrofa, los cuales son cultivados para este propósito.(PL)