26 de julio: senda al futuro de la Revolución

26 de julio: senda al futuro de la RevoluciónA 60 años de la clarinada libertaria del 26 de julio sus razones nos siguen convocando, y esa gesta, protagonizada por una generación de jóvenes revolucionarios que supieron dar respuesta al llamado de la Patria, nos sigue motivando.

Su ejemplo demuestra que cuando los ideales son justos y verdaderos, no hay fuerza que los doblegue y en esto precisamente está el compromiso de las actuales y futuras generaciones de revolucionarios cubanos y de camagüeyanos dignos.

Nuestra mañana de la Santa Ana, la expedición del Granma y los combates de la Sierra y el llano, tienen como escenario hoy a todo el archipiélago cubano y se inscriben en la materialización de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución aprobados en el VI Congreso.

Esa es nuestra responsabilidad vigente, hacerlos realidad, en medio del complejo proceso en el que enfrentamos la actualización del modelo económico y social, y también en medio de un recrudecimiento de las acciones del imperio yanqui hacia Cuba, en su obsesión por desaparecer el ejemplo que significamos.

El poder de adaptación a las circunstancias del momento y su amplia proyección humanista, hacen del Programa del Moncada una inexpugnable barrera, contra la que han fracasado y fracasarán las acciones imperiales, dirigidas a abortar el proyecto emancipador y socialista que los cubanos escogimos.

Es por ello, que para la mambisada agramontina de estos tiempos, sus cargas al machete serán para enfrentar las insuficiencias, que nada tienen que ver con los efectos del bloqueo, pero sí mucho con el ineludible compromiso de exigir y actuar con orden, disciplina y exigencia.

A ello nos ha convocado el compañero Raúl Castro; a buscarnos problemas, con el fin de erradicar de una vez las conductas negativas que nos aquejan en el seno familiar, la comunidad, los colectivos de trabajo y estudiantiles, y que erosionan los principios de la moral socialista.

Que nadie se sienta exonerado de responsabilidad, ni excluido de este complejo combate, porque no se puede poner en juego, ni en peligro, la continuidad de la Revolución.

Que en ese empeño nos guíe el principio de los héroes y mártires del 26 de julio y la capacidad demostrada de resistencia y ejemplo de nuestros Cinco Héroes antiterroristas, quienes no han flaqueado ante ninguna de las oprobiosas y denigrantes violaciones de sus derechos.

Así, con esa entereza enfrentemos los retos de la economía, para que las proyecciones sociales de la Revolución sigan cubriendo las expectativas del pueblo, como letra constante del ideario moncadista, y senda segura en el permanente asalto al futuro al que nos reclaman Fidel Castro y la Generación del Centenario.

(Tomado de Radio Cadena Agramonte)