Presidente de Belarús llama a preservar legado sagrado de la victoria

Minsk, 9 may. -El presidente de Belarús, Alexander Lukashenko, declaró hoy sagrada la misión de preservar la verdad sobre los hechos relacionados con la Gran Guerra Patria (1941-1945) y de la legendaria hazaña del pueblo soviético.

Afirmó que para el pueblo belaruso, que puso en el altar de la gloria en la lucha contra el fascismo a un tercio de sus ciudadanos, la guerra nunca será un pasado lejano, quedará en la memoria de la generación de vencedores y de sus descendientes agradecidos.

Hay, sin embargo, quienes intentan una revisión de la historia de la Gran Guerra Patria, minimizar el significado heroico de la lucha de los soviéticos, borrar el movimiento de resistencia guerrillero, y por otro lado, rehabilitar a los fascistas, y en particular, a sus servidores, alertó el mandatario.

Lukashenko depositó este jueves una ofrenda floral ante la tumba del Soldado Desconocido en Minsk, la capital, y encabezó el acto central de conmemoración del aniversario 68 de la victoria sobre la Alemania nazi.

En el mensaje a la nación por la efeméride, subrayó que la misión y el deber sagrado de las nuevas generaciones es conservar la verdad sobre esa guerra y de la hazaña de los soviéticos, y a no permitir que se le arrebate (a los soviéticos) "la Gran Victoria".

Consideró el gobernante belaruso que para que esos tristes acontecimientos no se repitan en la historia, las generaciones futuras deben recordarlo y reflejar esa victoria en otras hechos, monumentos y actividades de homenaje.

Evocó en la fecha histórica hitos protagonizados por el pueblo de esa antigua república soviética, por cuyo territorio penetraron las huestes fascistas, el 22 de junio de 1941, y la defensa en la fortaleza de Brest.

La aldea de Jatín, en Belarús, es símbolo del genocidio nazi y de los planes de exterminio de la exUnión Soviética por Adolfo Hitler.

De acuerdo con la agencia Belta, en esa república centroeuropea están vivos 25 mil 312 veteranos de la Gran Guerra Patria, un capítulo común en la historia de los antiguas repúblicas soviéticas, algunas de las cuales integran la Comunidad de Estados Independientes. (PL)