Alertas sobre incendios forestales en Cuba con avanzados pronósticos

Pinar del Río, Cuba, 14 ene. – Cuba utiliza con efectividad un sistema de vigilancia y pronósticos agro-meteorológicos para prevenir incendios de la vegetación en zonas rurales, procedimientos que incluyen, además, un avanzado software brasileño, valoraron hoy expertos.

La metodología posibilita emitir alertas o realizar modelos de predicción sobre las condiciones de peligro a corto, mediano y largo plazos.

Ello es posible tras el análisis de variables como la humedad, temperatura, posible impacto de la sequía, características del microclima y del área boscosa, declaró a Prensa Latina Sarah Mesa, especialista del programa.

Al referirse a algunas de las herramientas del sistema, Mesa comentó que incluye el llamado índice por percepción remota, el cual permite detectar focos de calor por vía satelital, gracias al uso de un software que es fruto de la cooperación entre Cuba y Brasil.

De acuerdo con los intereses de cada usuario un equipo especializado, perteneciente al Centro de Pronósticos del Tiempo, puede ofrecer información diaria para los próximos cuatro días o un período mayor.

La provincia de Pinar del Río, al oeste de La Habana, fue pionera en la utilización de ese paquete de modelos, creado con el fin de evitar o disminuir el alcance de los incendios forestales, desatados por una combinación de factores, insistió la experta.

Mesa explicó que por esta época es mayor el riesgo debido a la influencia de la temporada seca, muy acentuada durante febrero, marzo y abril.

Estos servicios -precisó- están destinados principalmente al Cuerpo de Guardabosques, al sector agropecuario y a la Defensa Civil.

Con más del 40 por ciento de su territorio cubierto de bosques, donde abundan los pinares, esta occidental provincia resulta muy vulnerable ante ese tipo de fenómeno, aseveró.

La investigadora mencionó a las descargas eléctricas como una de las principales causas de tales desastres, que suelen ocasionar cuantiosos daños a la economía y al entorno, al perjudicar la salud y perpetuidad de las plantaciones.

Vueltabajo, como se conocía antiguamente esta zona, posee grandes reservas forestales entre las que sobresale la península de Guanahacabibes, donde pervive una de las últimas selvas del Caribe y Mil Cumbres, área protegida de excepcionales regiones boscosas, algunas de ellas prístinas.(PL)