Campaña de papa: mayor rendimiento en menor área

Campaña de papa: mayor rendimiento en menor áreaTécnica y organización se han unido para que el país cumpla, antes de finalizar el año, el plan nacional de siembra de papa. Al menos esa es la reacción que se observa en el trabajo de base.

Esta vez los productores, tras subsolar el 100 % del área —algo no común en anteriores campañas— recibieron en tiempo lo necesario para librar una jornada a la cual se sumó la capacitación de los que intervendrán en el proceso.

La información, del pasado 10 de diciembre, demuestra que existen suficientes recursos para llegar a las 5 575 hectáreas planificadas en la siembra y empezar el acopio en los días finales de febrero. Lo demuestra tener cubierto en esa fecha el 79 % del programa

Valiosa es la confección de las llamadas libretas de campo, algo así como "una hoja clínica" capaz de monitorear sistemáticamente ese cultivo, llevar al día el desarrollo de las plantas y comprobar si las cosas se hicieron en su momento sin fisuras técnicas.

De las hectáreas que deben plantarse en las seis provincias, las empresas de Mayabeque deben aportar 1 586 hectáreas y esta provincia ser líder absoluta en este índice.

Aunque la semilla cubana se extiende gradualmente y mejora su calidad, todavía el grueso se importa a un precio muy elevado en el mercado internacional.

El ingeniero José Luis Román Quesada, jefe del departamento de viandas del Grupo Agropecuario y Forestal, del Ministerio de la Agricultura, ponderó las virtudes de Mayabeque por el efectivo trabajo que realizó en la preparación y selección de las mejores tierras y en el uso de insumos como semillas, plaguicidas, fertilizantes y otros recursos, la mayoría de importación.

Dijo que es imprescindible evitar atrasos, pues la fecha de terminación para asegurar calidad en la siembra es el próximo día 25 de diciembre, indispensable para lograr que el país promedie como mínimo 22 toneladas por hectárea.

El especialista concedió extrema importancia a la reactivación del Grupo Nacional de Papa y su estructura en cada una de las provincias.

Forman este equipo multidisciplinario, técnicos e investigadores de varios organismos e instituciones que ponen su experiencia en aras de lograr altos rendimientos en la papa en menor área física plantada que en la campaña anterior.

Ciego de Ávila y Matanzas están después de Mayabeque, con una planificación ligeramente superior a las mil hectáreas. Les siguen, en orden, Artemisa, Villa Clara, Cienfuegos y Sancti Spíritus, que oscilan entre 900 y 113 hectáreas.

En las seis provincias paperas se aprovecharon las tierras que, por sus antecedentes, son las más productivas, así como se sembraron otros cultivos en los suelos de pobres resultados en esta exigente vianda.

Para ser otra vez la más productora, Mayabeque pone especial énfasis en Batabanó, guía de la provincia, con casi 400 hectáreas.

(Tomado de Granma)