Reclamo de amor por los Cinco desde la Universidad de Camagüey

Reclamo de amor por los Cinco desde la Universidad de Camagüey Como una estudiante más, Adriana Pérez O´Connor, rememoró aquellos años en los que ella también formaba parte de un aula universitaria y compartía la pasión de los primeros días por un esposo humilde y versátil, que hoy está cumpliendo una cruel condena de dos cadenas perpetuas más 20 años de prisión, en desafío a la razón y a la equidad de la jurisprudencia internacional.

En el contexto de la jornada conmemorativa por el aniversario 45 de la Educación Superior en Camagüey, Adriana recibió uno de los cien ejemplares de la edición única de “Elegía Camagüeyana”, del Poeta Nacional Nicolás Guillén, que otorga a personalidades la Universidad “Ignacio Agramonte Loynaz”.

A la ceremonia asistieron los doctores en Ciencias Fernando Vecino Alegret, titular fundador del Ministerio de Educación Superior; Juan Vela Valdés, ex-rector de la Universidad de Camagüey (UC), y Santiago Lajes Choy, quien actualmente desempeña esa responsabilidad; así como estudiantes y profesores de la casa de altos estudios.

Reclamo de amor por los Cinco desde la Universidad de Camagüey Para esta mujer cubana, recibir un reconocimiento de este tipo representa el apoyo de los camagüeyanos a la causa que sostiene e incentiva el Movimiento de Solidaridad Internacional, que cada día 5 enfatiza las acciones por la pronta liberación de los héroes cubanos, condenados por oponerse al terrorismo que alienta y protege el Gobierno de Estados Unidos.

El encuentro fue propicio para que Adriana intercambiara con alumnos y con el claustro de la Facultad de Química de la UC, a partir de su experiencia profesional como graduada de la especialidad y tras haber discutido su tesis de Maestría en Ingeniería de Procesos de los Alimentos, en el año 2004.

Ser la esposa de Gerardo Hernández Nordelo ha significado para ella dejar a un lado los intereses profesionales, en función de la labor divulgativa de la campaña por los Cinco, lo cual se traduce en una tarea inminente en aras de una causa, que más allá de fines políticos deviene obra de infinito amor.

“Doctores hay muchos, ingenieros también, pero esposa de Gerardo soy solo yo, y me corresponde a mí hacer todo lo que esté a mi alcance para que cada vez sean menos el tiempo y más las acciones a favor de su regreso”, comenta Adriana Pérez O´Connor con plena certeza.

Agradeció a Camagüey por tan noble gesto y por permitirle extender su reclamo de justicia hasta las aulas universitarias. Sencillamente, Adriana, con su estirpe de mujer común se ha convertido en un paradigma para toda la nación cubana, por su entrega y optimismo.

A todos nos llega la añoranza de esta mujer por un esposo, un amigo, un compañero, que al decir de Adriana “no es excepcional por lo que ha hecho, sino por su inteligencia, honestidad y sobre todo, por su compromiso con la Revolución”.
Por Lísabell Sánchez Somonte / Radio Cadena Agramonte