Rememoran Crisis de los Misiles en Cuba

Rememoran Crisis de los Misiles en Cuba La Habana, 12 oct . –  La Crisis de Octubre de 1962 entre Cuba, la Unión Soviética y Estados Unidos contribuyó a desarrollar una conciencia sobre las consecuencias apocalípticas de una guerra termonuclear para la humanidad, consideró aquí el investigador Rubén Jiménez. En un conversatorio en el Centro Cultural Dulce María Loynaz, el teniente coronel Rubén Jiménez narró algunos acontecimientos de aquellos días que "estremecieron al mundo" y lo pusieron "al borde de una guerra termonuclear", dijo.

También aseguró, en declaraciones a Prensa Latina, que Cuba es, desde el triunfo revolucionario de 1959, blanco permanente de la hostilidad de Washington, que desde agosto de 1962 comenzó a enviar aviones espías U2 con el fin de inspeccionar a la nación caribeña.

Fueron precisamente esos aviones los que, el 14 de octubre del mismo año, descubren en algunos puntos de la isla la presencia de cohetes antiaéreos traídos de la URSS, explicó Jiménez.

Un día después, el gobierno del presidente John F. Kennedy ordenó que las naves sobrevolaran varias veces el territorio nacional, y el 22 estableció un bloqueo al país, desplegando unidades navales y aviones de combate en torno a Cuba, afirmó el conferencista.

Ante el aumento de las hostilidades, el presidente Fidel Castro dio la alarma de combate a la nación y movilizó al pueblo cubano, que vivió días calificados por el comandante guerrillero Ernesto Che Guevara de luminosos y tristes.

La Crisis de los Misiles se agravó al punto de que los acontecimientos son considerados como uno de los episodios más dramáticos y peligrosos de los años de la Guerra Fría, expresó Jiménez, autor de varios libros sobre el tema.

Para el 28 de octubre, el gobierno cubano se enteró de que por medio de un acuerdo bilateral, para el cual no se contó con La Habana, las autoridades rusas habían accedido a retirar de la nación caribeña el armamento militar a cambio del cese del bloqueo y de las amenazas contra la isla, comentó.

La experiencia sirvió a la joven revolución para reafirmar conceptos sobre la seguridad nacional, al tiempo que demostró la voluntad del pueblo de participar en su defensa, subrayó Jiménez.

A medio siglo de aquellos hechos, el investigador cubano Tomás Diez lamentó en un reciente artículo que el conflicto no se tradujera en el inicio de un proceso de desarme mundial y de un diálogo político dirigido a la búsqueda de soluciones reales a los graves problemas de la humanidad.(PL)