Talleres ferroviarios ahorran a la economía cubana

Ciego de Ávila, 10 oct. – Más de 500 mil dólares por concepto de recuperación ahorraron a la economía cubana en este año los trabajadores de los talleres ferroviarios del municipio de Ciro Redondo, en Ciego de Ávila.

Innovadores y racionalizadores del centro garantizan insumos, cilindros, piñones y otros, con precios en el mercado internacional que van desde más de dos mil hasta cuatro mil dólares cada uno.
   
También producen ejes para motoniveladoras y bombas de evacuación, clanes de ruedas de guaguas Girón, cajas de grasas y sellos de las gradas picadoras, anillas y zapatillas.
   
La gama de surtidos no solo beneficia al territorio, sino también a Camagüey y a entidades de otros sectores como la agricultura en varias provincias del país, informó Dermis Batista, técnico en mecanización de la unidad.
   
Este colectivo es el encargado de reparar vagones, locomotoras, tolvas, tanques, planchas, casillas y góndolas, entre otros elementos que intervienen en la zafra azucarera.
   
Al ser la tecnología de hierro muy antigua, con más de 35 años en explotación, se desarman todas las piezas y partes para hacer los moldes de cada una de ellas, explicó Batista, también anirista.
   
Recuperamos las camisas de cilindro, que valen más de 800 dólares a nivel internacional, enganches, muelas y válvulas de freno de los equipos de arrastre soviéticos y americanos, a los cuales se les cambia, además, todo el sellaje de goma, acotó.
   
Jaime Balbé Pulido, comprador de la Cooperativa de Producción Agropecuaria 26 de Julio, dedicada a los cultivos varios, declaró a la AIN que el sistema de rodamiento de las gradas picadoras creado por los ferroviarios es más fuerte y resistente que el original de fábrica.
   
Argumentó que tres de los cuatro implementos de ese tipo que emplean en la roturación de la tierra recibieron la mejora y no han sufrido desgaste, a pesar del alto nivel de uso al que son sometidos.(AIN)