Envejecimiento poblacional: reto para la sociedad cubana (+ Video)

Envejecimiento poblacional: reto para la sociedad cubanaCuba recibe este 11 de julio -Día Mundial de la Población- con un alto índice de envejecimiento que se extiende paulatinamente en sus más de once millones de habitantes.

Aun cuando resulta significativa la alta calidad de vida del pueblo de la isla y se exhibe de manera orgullosa una longevidad con garantías de atenciones médicas, reinserción social y utilidad, es este un tema que debe preocupar a todos los grupos etáreos.

Cada vez resulta mayor el número de abuelos y hasta de centenarios que conviven en la isla gracias a la esmerada atención comunitaria, institucional y hospitalaria que se trasluce en una esperanza de vida superior a los 75 años de edad, y que continuará incrementándose en los próximos lustros.

Tanto la Organización Mundial de la Salud como la ONU han elogiado las atenciones que se destinan a ese segmento poblacional en el archipiélago, pese a ser este un país en vías de desarrollo pero con resultados comparables a los que muestran las naciones más avanzados de Europa, e incluso, Estados Unidos.

Sin embargo, el elevado índice de personas adultas ha detonado, además, como consecuencia de la baja tasa de fecundidad y la reducción de la natalidad.

Los más de tres millones de personas que superarán los 60 años de vida dentro de dos décadas significarán una notable reducción de las personas laboralmente activas lo cual impone nuevos y mayores desafíos en aras de facilitar el buen desenvolvimiento de ese segmento poblacional.

Valen para bien las acciones de promoción, atención, rehabilitación y cuidados que brinda el Ministerio de Salud Pública, porque la tendencia al envejecimiento poblacional no es modificable en la actualidad.

Se requiere, por tanto, una concientización de que lo que supone ser un reto para el futuro ya constituye un desafío en el presente, una alerta intergeneracional, porque todos esperamos llegar a esa vejez calmada.

El envejecimiento poblacional, tanto en Cuba como en el resto de las latitudes no tiene precedentes pero se avizora su repercusión en todas las facetas humanas.

Por ello es este el momento de enfocar nuestros esfuerzos hacia el bien común y asegurar el porvenir a partir de lo que las nuevas generaciones podamos hacer desde ahora.

Por Liset Fernández Torres/ Radio Cadena Agramonte