OMS: Aprender de Cuba en materia de salud

OMS: Aprender de Cuba en materia de salud La Habana, 7 abr. – La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, reconoció el desarrollo del sistema de salud cubano que garantiza a cada uno de los ciudadanos de esa nación caribeña el acceso gratuito y universal a todos los niveles y especialidades.

Destacó además su enfoque integrador, teniendo como centro a las personas y pacientes, y que engloba en un todo la prevención, promoción, diagnóstico precoz y tratamientos adecuados en edades tempranas.

En una visita a La Habana, donde presidió la reunión interna del Grupo de Políticas Globales del organismo internacional, Chan felicitó al gobierno de Cuba por sus esfuerzos en la búsqueda continua por mejorar la salud de su pueblo, por su constante ejercicio de colaboración y solidaridad internacional.

Muchos países de la OMS quieren aprender de esta experiencia, aseguró la experta quien aseguró sentirse inspirada por el trabajo de los profesionales sanitarios cubanos.

Este país está muy comprometido con la salud de su gente, a la que ofrece una atención de alta calidad de manera gratuita, aseveró Chan.

Asimismo resaltó el sistema de formación en salud, una experiencia que muchos debían tomar como inspiración, manifestó.

Señaló como en Cuba las escuelas médicas e institutos se interrelacionan de manera directa con el Ministerio de Salud Pública, algo que no sucede en otros países, donde esa conexión es a través de la cartera de Educación.

Sin embargo, consideró que para lograr profesionales de calidad es necesario transformar el sistema de educación médica, y por ello se lleva la experiencia cubana.

Ustedes son médicos muy bien entrenados, con un corazón lleno de amor y compromiso por hacer el bien, y esto es muy especial, porque en otros lugares, veo cada vez más galenos y enfermeras convertidos en máquinas de hacer dinero, y se olvidan de su misión, ratificó.

Cuando alguien empieza en esta profesión, hace una promesa, de servir a la humanidad. Nunca se debe olvidar el juramento Hipocrático, y los profesionales cubanos son el mejor ejemplo que he visto, agregó Chan en su segunda visita al país, durante la que además recorrió centros de salud e instituciones científicas.

"Me voy con el mayor respeto por lo que ustedes hacen y les deseo una misión exitosa", declaró la experta ante más de 250 especialistas de la isla reunidos en la Unidad Central de Colaboración Médica (UCCM), listos para salir en breve a cumplir compromisos de trabajo en otras naciones.

En la UCCM, la doctora Chan, junto a Anarfi Asamoa-Baah, subdirector regional de la OMS, Shin Young-soo, director regional para el Pacífico occidental y Mirta Roses, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), conocieron de la colaboración médica cubana, iniciada desde los propios inicios de la Revolución.

Allí trascendió que en la actualidad, más de 38 mil colaboradores prestan sus servicios en 66 países del mundo. Hasta la fecha, 134 mil 780 trabajadores de la salud laboraron en 108 naciones.

La directora de OMS y la delegación que la acompañó, recorrieron también un policlínico y consultorio del Médico y Enfermera de la Familia en una zona de la periferia de La Habana, donde intercambiaron con profesionales, trabajadores y población que allí se atendía.

Con posterioridad, fueron recibidos en el Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí" (IPK), y en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB). En ambos lugares recibieron una explicación detallada de los proyectos que se desarrollan, los que Chan espera puedan en un futuro beneficiar a personas de otras naciones del orbe.

En este sentido, Mirta Roses, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), destacó que la isla participa junto a la OMS/OPS en una serie de estrategias en el área de vacunas, específicamente contra la poliomielitis, la meningitis, así como la validación de la vacuna cubana contra la leptospirosis.

Señaló que para el fortalecimiento de estas alianzas con los organismos de Naciones Unidas se consideró el desarrollo médico alcanzado en Cuba, los requisitos éticos, así como la existencia una agencia reguladora, la primera en ser reconocida en la región.

Por eso es posible esta asociación con la nación caribeña, ya que a pesar de ser un país de pocos recursos, exhibe los niveles necesarios, además de ser el primero en registrarse en la plataforma de ensayos clínicos aprobados por la asamblea mundial de la salud, aseveró Roses.(PL)