Gobierno boliviano apacigua tensiones en torno a autonomías

Gobierno boliviano apacigua tensiones en torno a autonomíasLa Paz, 3 mar.- La decisión del gobierno boliviano de aplazar la segunda ronda del debate sobre autonomías abre hoy un margen de esperanzas al cambio de postura de prefectos opositores hasta ahora renuentes a dialogar al respecto.

El encuentro previsto para este martes hubiera significado una escalada de tensiones, ante la negativa de acudir a la convocatoria adelantada de los prefectos Rubén Costas (Santa Cruz), Ernesto Suárez (Beni), Mario Cossío (Tarija) y Savina Cuellar (Chuquisaca).

Según expertos, el Poder Ejecutivo pospuso el foro para el próximo 10 de marzo en aras de convencerlos de incorporarse al consenso alcanzado hace dos semanas, durante la primera etapa.

Esperamos que los prefectos acepten participar esta vez, señaló a la prensa el ministro de Autonomías, Carlos Romero, quien la víspera anunció la postergación.

De acuerdo con el funcionario, el presidente Evo Morales le encomendó insistir en las propuestas de diálogo con Costas, Suárez, Cossío y Cuellar.

Recibí instrucciones del jefe de Estado de lograr el acercamiento, e incluso estamos dispuestos a reunirnos fuera de La Paz, explicó.

Romero aseguró además que el gobierno acepta el debate con una agenda abierta y sin condiciones, siempre y cuando los opositores presenten iniciativas razonables.

La recién promulgada Constitución boliviana recoge la implementación de más de 50 competencias territoriales en los niveles departamental, municipal e indígena.

El pasado 17 de febrero el Ejecutivo, dirigentes regionales y representantes de pueblos originarios crearon el Consejo Nacional Autonómico, lo cual significa un paso importante en el camino para aplicar prácticamente tales prerrogativas.

Costas, Suárez, Cossío y Cuellar no estuvieron en ese encuentro y desde entonces piden varios requisitos para sumarse al proceso.

Entre las demandas esta la liberación de presuntos responsables de la masacre de campesinos del 11 de septiembre de 2008, acontecida en el amazónico departamento de Pando, cuestión descartada por el gobierno. (PL)