Camilo vive en la sonrisa del pueblo

Camilo vive en la sonrisa del puebloHace ya 80 años vino al mundo, en el humilde hogar de un matrimonio de emigrados españoles, un niño que con el tiempo se convertiría en una de las figuras más legendarias de la historia revolucionaria cubana. Su nombre: Camilo Cienfuegos Gorriarán.

El 6 de febrero de 1932 nacía Camilo en la barriada de Lawton. De su infancia y sus primeros años de vida se recuerda su afición por el deporte y la pintura, su carácter alegre y jovial, que se fue forjando influenciado por la enseñanza de sus padres, que desde siempre le enseñaron lo que era la justicia social.

Camilo, con una rica formación ideológica, fomentada en el ambiente hogareño, remarcada por la realidad que la nación vivía, se integra a las luchas estudiantiles, momento en que va tomando conciencia de la importancia de enfrentarse al régimen imperante en Cuba, para derrocar la tiranía impuesta por Fulgencio Batista.

Es por esos años que viaja a Estados Unidos, de donde es deportado hacia México por indocumentado. Allí se relaciona con los miembros del Movimiento 26 de Julio, que andaban ya en los preparativos de la expedición libertaria hacia Cuba, y es uno de los últimos en ser admitido como integrante del contingente revolucionario que viajaría en el yate Granma.

Su valor en los primeros combates, su audacia en las acciones en los llanos orientales, una lealtad a toda prueba a la Revolución y a Fidel, son legados de la vida y la memoria del legendario guerrillero, Señor de la Vanguardia, Héroe de Yaguajay, querido por todo su pueblo y admirado por sus compañeros y subordinados, hombre de carácter jovial y alegre, amigo entrañable de El Guerrillero Heroico Ernesto Che Guevara.

Figura imprescindible del Ejército Rebelde, que al mando de la columna Dos Antonio Maceo, y en conjunto con las tropas del Che le rompieron la espina dorsal al ejército de la tiranía batistiana en las épicas jornadas de los días finales de 1958, cuando el régimen intentaba, entre estertores agónicos, lanzar una contraofensiva, que se estrelló contra las fuerzas revolucionarias desplegadas en la central provincia de Las Villas.

Después del triunfo de la Revolución el Primero de Enero de 1959, en octubre de ese año, Camilo en misión encomendada por el Comandante en Jefe, Fidel Castro, se dirige hacia Camagüey a sofocar la acción contrarrevolucionaria protagonizada por el traidor Hubert Matos y de regreso a la capital, el avión en el cual viajaba, desaparece.

Intensa fue la búsqueda por varios días, intenso fue el dolor al proclamarse su desaparición definitiva, que dejó un vacío en el pueblo por la pérdida irreparable del querido héroe.

Camilo representa el sentir más humanista y radical de una generación que supo ser consecuente con el momento histórico que le tocó vivir y que señaló el camino para conquistar a fuerza de sacrificios y valor, el derecho de los desposeídos y humildes. Camilo representa lo mejor y más puro de los revolucionarios cubanos, que lo dieron todo por conquistar la libertad de la patria, la dignidad plena del hombre y el mejoramiento de la sociedad cubana,

(Hugo Betancourt Mayoral/ Radio Santa Cruz)