Ideario martiano guía accionar de infantes santacruceños

Ideario martiano guía accionar de infantes santacruceños“Nada más sagrado que un niño, guardián de la eternidad en el tiempo, ante quien es una tremenda realidad el misterio del porvenir.”

Como afirmara el Apóstol, estos vigilantes sin sosiego son capaces de cumplir a conciencia cada tarea y así lo demuestran los infantes de la escuela primaria Raúl Pedroso Fuentes, ubicada en el zonal santacruceño de Curajaya, quienes acometen acciones preventivas con el objetivo de eliminar posibles criaderos del mosquito Aedes Aegipty.

Ellos conforman una singular brigada y redoblan esfuerzos por higienizar ese sitio de la geografía del más austral de los municipios de Camagüey: Santa Cruz del Sur.

El impulso a las labores de limpieza, y la contribución al programa del ahorro de energía eléctrica distinguen a este grupo de niños de la enseñanza primaria quienes dan muestra de sus valores humanos y la concepción multidisciplinaria desde edades tempranas.

Durante varias jornadas los herederos del ideario martiano convocan al concurso de los vecinos para limpiar patios y alrededores, lo que genera efectos positivos en la población, y a su vez mejora la imagen de la comunidad en la que habitan.

A través de la eliminación de vertederos y microvertederos, príncipes enanos de esa zona austral se suman a la tarea diaria, donde también participan vecinos y habitantes del sitio, quienes en su desempeño siguen al pie de letra las recomendaciones de la brigada de infantes que lleva a cabo esta labor profiláctica.

Ellos abogan por eliminar la acumulación de agua, colocar boca abajo los recipientes que se utilizan diariamente, reemplazar el agua de floreros por arena húmeda y mantener los patios y jardines ordenados y limpios, entre otras disímiles medidas, todas comandadas por un equipo que derrocha energía responsabilidad y laboriosidad como valores imprescindibles que defendió el Héroe Nacional de Cuba, José Martí, en cada una de sus enseñanzas.

Reconocer a estas personitas constituye también un sincero homenaje a quien afirmara que: “Los niños son la esperanza del mundo”. (Katia Rodríguez Pérez/ Radio Santa Cruz)