Mirada a la Educación Especial: con los ojos del alma

Mirada a la Educación Especial: con los ojos del alma (Escuela Tania La Guerrillera en Santa Cruz del Sur)Con la premisa de prestar la atención adecuada y progresiva a los niños portadores de deficiencias físicas y mentales, orienta su quehacer la Educación Especial en Cuba, próxima a cumplir 50 años.

A la luz de los tiempos actuales, modalidades de atención y servicios de orientación y capacitación, están a disposición de alumnos con necesidades educativas especiales.

Tal es el caso de la Escuela para Ciegos y Débiles Visuales “Antonio Suárez Domínguez” de la provincia de Camagüey, donde más de un centenar de niños perciben cada día el cariño y la enseñanza, con el principal encargo de ser útiles a la sociedad.

Mabel Álvarez, directora de la institución, calificó el trabajo con infantes que padecen ceguera, baja visión, estrabismo o ambliopía, como sublime profesión de amor.

Para la directiva, enseñarlos a ver a través del resto de los órganos de los sentidos es compleja misión donde confluyen las emociones y el compromiso de encaminarlos para garantizarles la convivencia más fácil.

Con más de dos décadas de creado, el recinto es escolar acoge a chicos desde un año en el Salón de Estimulación Temprana hasta el sexto grado en el caso de los ciegos, y el resto transita a las escuelas primarias cuando el oftalmólogo considere que reúnen las condiciones para hacerlo.

Según Antonio Flores, especialista en primer grado de Oftalmología, quien acude frecuentemente para dar seguimiento a las entidades diagnósticas de los pequeños, la existencia de centros educacionales como este constituye logro incuestionable de la Revolución Cubana.

El galeno valoró que en otros países la mayoría de los infantes discapacitados son desatendidos y no se preparan para incorporarlos a la sociedad y ser útiles.

El aula complementaria, donde se imparte la asignatura de habilidades de la vida diaria, deviene espacio importante para la instrucción de conductas esenciales de la cotidianeidad.

Mariluz Casas, maestra de esa disciplina, explicó a la AIN cómo aprenden a mantener el aseo personal, arreglo del hogar, vestirse correctamente, tender las camas, utilizar los cubiertos, sentarse a la mesa y manipular los controles remotos de los equipos de televisión y reproductores de DVD.

Especialidades de música, danza, teatro y artes plásticas se anexan además al programa de estudio de la educación general en esa enseñanza para motivar el interés por las manifestaciones artísticas y la expresión por medio de ellas.

Luis Alexis Flores, instructor de artes plásticas de la escuela, destacó la inclinación de los chicos por el trabajo con la cartulina y las crayolas, mediante el cual reflejan el entorno, la vida y sus aspiraciones.

Así lo confirma el pionero Pedro Carlos Saladrigas al comentar su satisfacción con las actividades realizadas en la escuela, tanto las culturales, como las de computación, exploración, educación laboral y las lecturas en la Biblioteca.

Sobre esta última, confesó su predilección por el libro La Edad de Oro, de José Martí, especialmente el cuento del Camarón Encantado, el cual enseña que la ambición nunca es buena y las personas deben agradecer lo que tienen.

Razones como las de Pedrito, aprendidas del Maestro, ratifican a la Educación Especial como de las más generosas muestras de equidad y solidaridad humanas: contra las barreras de la discapacidad y a favor del amor, el respeto a las diferencias y la integración. (Por Yaniuska Macías Rivero, Servicio Especial de la AIN)