Crecen acusaciones contra aspirante republicano a presidente EE.UU

Washington, 29 nov . – El aspirante a candidato republicano en las venideras elecciones presidenciales de Estados Unidos, Herman Cain, enfrenta hoy un nuevo obstáculo en su campaña, luego que una empresaria de Georgia declaró haber sostenido una romance con él durante 13 años.

En una entrevista al canal televisivo WAGA, Ginger White afirmó que a pesar de saber su estado civil y lo inapropiado de la situación, mantuvieron una larga relación extramatrimonial.

De acuerdo con sus declaraciones, aunque el amorío terminó hace alrededor de ocho meses, cuando Cain se preparaba para anunciar su candidatura presidencial, el empresario le efectuó llamadas telefónicas hasta el pasado mes de septiembre.

La presunta relación con White se convierte en otro motivo de escándalo para el republicano, quien ya fue acusado por cuatro mujeres de acoso sexual cuando fungía como presidente de la Asociación Nacional de Restaurantes a finales de la década de 1990.

Al igual que en las ocasiones anteriores, el precandidato rechazó categóricamente las afirmaciones de la empresaria, aunque admitió que la conoció e intentó ayudarla financieramente.

"Esta mujer me acusa de un presunto romance que duró varios años. Conozco a White pero siempre pensé que era una buena amiga. No entiendo por qué esta situación", señaló a la cadena CNN.

Cain calificó las acusaciones de falsos testimonios y aseveró que pese a esas acciones en su contra no abandonará la carrera por la candidatura presidencial republicana.

Según aclaró, no existen cargos formales que lo fuercen a dejar la campaña, lo cual no hará mientras cuente con el apoyo y la credibilidad de su esposa.

Posteriormente, en una declaración escrita, aseveró: "no lucharé contra falsas demandas, porque eso no es lo que Estados Unidos quiere ni necesita. El pueblo está cansado de políticas sucias y difamaciones después que evidenció su apoyo a mi campaña el mes pasado".

A su juicio, la realidad es que existen individuos a favor de mantener los impuestos elevados y el amiguismo político, quienes le temen a su candidatura.

No obstante, el hecho es que todas las denuncias afectaron su imagen y provocaron disminución en la popularidad del llamado Rey Pizza, quien comenzó en la avanzada y ahora marcha en tercer lugar entre sus colegas aspirantes a ocupar la Casa Blanca.

Sondeos recientes indican que su índice de simpatía decreció de un 25 a un 14 por ciento, para ubicarse luego del exgobernador de Massachussets Mitt Romney (24 por ciento) y del expresidente de la Cámara de Representantes Newton Gingrich (22 por ciento), respectivamente.

El republicano que acumule la mayor cantidad de votos enfrentará el venidero 6 de noviembre al presidente Barack Obama, nominado demócrata para dirigir esta nación norteña por un segundo mandato consecutivo.(PL)