Conservadores presionan a Obama en temas misiles y Rusia

Washington, 24 nov . – Grupos de cabildeo parlamentario y medios conservadores estadounidenses incrementaron su presión crítica sobre la Casa Blanca, al tiempo que aumenta la tensión entre Washington y Moscú debido a un nuevo sistema antimisiles del Pentágono.

La prevista implementación en Europa del Programa Antibalístico de Defensa (PAD) ha sido durante los últimos meses el núcleo de una discusión entre Rusia y directivos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Uno de los más fuertes señalamientos contra el gobierno del presidente Barack Obama fue emitido esta semana por el diario The Washington Times, el cual alegó que la Oficina Oval "está permitiendo muchas concesiones a los rusos en materia de defensa."

De acuerdo con un artículo del Times, por medio de la vicesecretaria de Estado Ellen Tauscher, Obama ha compartido secretos técnicos militares con delegados del presidente Dimitri Medvedev, específicamente en el área de interceptores de proyectiles.

El periódico conservador indicó que presuntamente el gabinete demócrata planea suministrar a Moscú la velocidad de quemado de los misiles de la marina SM-3, en un intento de aplacar quejas de los rusos ante el programa PAD.

Igualmente los congresistas republicanos Michael R. Turner, de Ohio, y Mark Kirk, de Illinois, consideraron "altamente preocupante" que la Casa Blanca haya decidido comunicar a gobiernos extranjeros tales datos castrenses.

Si potenciales adversarios de Estados Unidos conocen la velocidad de un cohete norteamericano, cuando éste vuela sin combustible, eso sería para ellos una clave crucial para organizar el contraataque, opinó Turner.

Medvedev afirmó el lunes que la respuesta de Moscú al futuro sistema antimisiles de la Alianza Atlántica en Europa será "razonable y adecuada", pero no impedirá que ambas delegaciones sigan negociando.

"Si hubiésemos titubeado en 2008, el panorama geopolítico sería distinto. Una serie de países a los que la OTAN intenta proteger artificialmente formarían ahora parte de ella", comentó el mandatario durante una reunión con oficiales de las Fuerzas Armadas en Vladikavkaz, en el sur de Rusia.

Tendremos que tomar algunas decisiones, pero nuestras acciones serán razonables y no cierran puertas a la posibilidad de continuar las discusiones sobre el sistema de defensa antimisiles europeo, reiteró.

La víspera el presidente ruso anunció el refuerzo del potencial estratégico nacional y el despliegue de nuevos sistemas de armamentos en respuesta a los planes estadounidenses de desarrollar su escudo antimisil.

La declaración de Medvedev fue difundida tras la salida de Estados Unidos del Acuerdo de Armas convencionales en Europa, e incluyó la prerrogativa de Moscú de salirse de compromisos asumidos en el Tratado de Reducción y Limitación de armas nucleares (START-3).(PL)